miércoles, 1 de octubre de 2008

Mi México chico, Infierno grande

El 5 de octubre habrá elecciones en Guerrero. Se renovarán diputaciones y alcaldías (presidentes municipales, pues). Mi familia, enterita, es de un pequeño (pequeñísimo) pueblo al norte del estado. Carente de grandes atracciones turísticas o industria, el sostén de muchas familias son las remesas, la siembra, el ganado, el mini-comercio, entiéndase pues que no es un municipio importante en el aspecto económico, ni en otros. Es un lugar alejado, del que guardo algunos de los mejores recuerdos de mi vida y los amigos más sinceros que tuve: los de la infancia. Desde niña ir a ver a los abuelos al pueblo representaba el más divertido y regocijante de los escapes, a mi llegada se corría la voz, y una veintena de niños de todas las edades corrían a recibirme. Era algo así como su "Wendy", les ponía juegos, les contaba cuentos.

Éstas fotos son como de hace 7 años, las tomé trepada en el tejado de la casa de los abuelos con una ya prehistórica cámara digital.

Con un chingo de zoom, una de las secundarias del pueblo, sólo hay dos

Las fotos están retepinches, en comparación con lo chingón del paisaje

De aquí se ve parte del techo de la casa abuelezca, la tiendita de la esquina, y lo que no falta en un pueblito: la iglesia

Es un lugar lleno de carencias. Donde había visto a la gente más pobre (y lo peor, hoy sé que no es la gente más pobre del país). A raíz de que muchos de los habitantes han migrado al gabacho, los campos están semi abandonados (cosa que sucede en muchas regiones de México), sin embargo, el campo que aún produce no genera maíz o frijol o frutas y verduras de la región, no eso ya no. Ahora es mota y amapola.

Resulta pues que se ven Hummers por las calles, gente foránea portando cuernos de chivo (las armas), e impera un ambiente de miedo. Sí, son los narcos (no es nomás porque las hummers sean el vehículo más horroroso y estúpidamente caro que haya visto-sin tomar en cuenta su *seguridad*-). Y en lo que antes era un lugar apacible, hoy sólo se respira temor y servilismo. Hay un interés desmedido e ilógico en ganar la presidencia municipal, como nunca lo hubo. Se están comprando votos hasta en dos mil pesos cada uno...¿de dónde sacan los raquíticos partidos políticos regionales tales sumas de dinero para la compra de votos?, ¿dónde quedaron los 200 pesos que el PRI “regalara”-tan de buena fé- hace tres años?, pues sí, de nuevo, del narco. El narcotráfico está detrás de las campañas políticas de un gran número de candidatos, como benefactores y padrinos. Y ha cobrado ya una víctima. Tal vez sea difícil de comprender para nosotros los defeños el miedo y la histeria que provoca el narcotráfico en provincia.

No polemizaré con el tema de las drogas. Lo que de verdad me jode es la violencia y cómo se manejan las finanzas y ajustes en el narcotráfico. Estoy lejos de entender si su legalización -en nuestro Méjico taaaan Májico- sea la solución a la mafia deshumanizada y canicera que nos ha colmado el plato. Además, teniendo a Estados Unidos de vecino, pffff, la legalización me parece el más pacheco de los viajes.

Yo conozco (y aprecio mucho) a uno de los candidatos a presidente municipal de ese pintoresco pueblito guerrerense. No tiene vínculo alguno con narcotraficantes, e inclusive, aunque lo perjudicara, se negó a aceptar el apadrinamiento de ellos a cambio de “favores” post electorales. A pesar de tener el mayor número de simpatizantes de la región, algunos de ellos están dudando en votar por él porque tienen miedo de lo que el narco pueda hacerle si no coopera con ellos (cosa que no hará). Ni siquiera es alguien con carrera o mañas políticas, es un médico veterinario con esas ganas que tenemos muchos de hacer las cosas de forma distinta, que se hartó de ver despojos e indiferencia de su gobierno.

El otro candidato es el que está recibiendo todos los beneficios ecónomicos por lamerles el culo a los comerciantes de estupefacientes (¿se nota que ya me cansé de escribir la palabra narco?), ha sido presidente municipal del mismo lugar hace dos legislaturas (no tenía idea de que éstos se pudieran reelegir pero no de forma consecutiva), sospechosísimamente después de ello resultaron entre sus propiedades camiones de volteo, maquinaria millonaria, y varios “terrenitos”. Adivinen de qué partido político es uno y de cual es el otro.

De momento me parece como un poco, nomás tantito, la historia del país entero, pero en versión chiquita. México chiquito. Y estoy preocupada.

16 comentarios:

Lilium dijo...

Yo tengo pacientes de 10 años que vienen de provincia, de comunidades muy pobres y cuando les preguntas sobre su forma d evida, resulta que el papá se fué de mojado a los EU y ellos y los hermanitos trabajan para 'el señor de la casota' vendiendo 'dulces' o haciendo 'encargos'. Terrible.

¿Que hacer?

Alletta dijo...

Realmente deprimente, tú que tienes la cercanía para ver eso debes sentirte abrumada, yo desde mi "cómoda ignorancia" me siento preocupada cuando me entero de casos como ese (y cada vez es más seguido)

Profana dijo...

Defeñita:

Esa no me la sabía. Parte de mi familia también es de un pueblo Guerrerense muy cerca de michoacán donde el drenaje es cosa casi nueva, las calles no están pavimentadas y el pueblito ni aparece en el mapa.

Mismo contexto social. La mitad se han ido al Gabacho y la otra mitad se dedica a la "siembra". Hay gente en una probreza brutal y niños que también pasean en sus narcocamionetas con su cuerno de chivo y grandes cantidades de oro colgando de sus cuellos y brazos.

Ya platicaremos con chelas!

Saludos

David Moreno dijo...

Excelente Post. Una buena mini radiografía de la realidad nacional.

Saludos.

Generique dijo...

Te entiendo y simpatizo contigo y tampoco yo voy a plolemizar respecto a la legalización de las dorgas pues podría estar equivocado pero me parece que no va por ahí la cosa creo que, por muchas razones, esa no es la solución.

Y tal vez el miedo y la histeria que causa el narcotrafico en provincia son ajenos a los defeños -y demás habitantes de las grandes urbes- pero no estamos libres de preocupaciones los habitantes de las metropolis -como seguramente puedes atestiguar- vivimos nuestro particular infierno, derivado también, en buen grado aunque no exclusivamente, del tráfico y consumo de drogas ilegales.

Pues ¡muchas gracias por arrancarme de mi personal mundo perfecto y traerme de vuelta a la realidad! (Aunque hubiera preferido tener oportunidad de terminar mi primer taza de café antes de tan abrupto despertar.)

En fin. Al mal tiempo ¡buena cara!



¡Sonrie!

jonacatlan dijo...

¡¡gracias defe!!, deveras que muchisimas ¡gracias!

gracias por volver a recordarme a mi estado y por esta pequeña semblanza que nos has regalado de la triste relaidad de nuestro querido mexico.

perdonaras que me extienda, pero en vista de que al parecer soy el unico aqui que es originario del estado de guerrero, considero que seria el apto para conocer sus problemas y su realidad.

¿y cual es su realidad? pues esa, no es nada alejada de lo que acabas de decir, efectivamente lo que antes eran campos apacibles y de trabajo, hoy dia son enormes hectareas de estupefacientes, ¿que son comunidades pobres? pues digamos que relativamente, sabes, mi familia es de chilapa, un pueblo adelante de chilpanchingo y tixtla, y siempre me he reido por que en acapulco decian "pinche pueblo biciletero" ¿biciletero? ¡por dios!, si supieran que en ese "pueblo biciletero" hay gente con mas muchisimo mas poder y mejor posicion economica-social que en cualquiera de las grandes metropolis que conocemos.

una anecdota contada por mi abuela decia "antes, estabamos infestados de burros y calles empedradas", "hoy, ya cambiamos los burros por las motociletas, y las calles empedradas por el concreto hidrualico"...........y si, vieras que si. Aunque admito y reconozco que todavia hay gente que esta sumida en la pobreza extrema, aunque seguramente es en menor medida; mucha gente le hecha la culpa a muchos factores por los cuales el estado esta sumido en la pobreza, y la marginacion, y por lo mismo siempre se ha visto como uno de los estados mas pobres y "atrasados" del pais, y siendo honestos... tienen razon, lamentablemente esa es la cruel realidad, en cuanto a los factores que han provocado este hundimiento,yo pienso que el narcotrafico y el mal gobierno han sido los responsables de terminar con lo poco que le queda al estado.

en cuanto a politica, efectivamente este 5 de octubre habra elecciones para renovar diputados locales y presidentes municipales; siguiendo las campañas, efectivamente me toco ver esa noticia del candidato que mataron mientras salia a hacer ejercicio con su hija, es increible lo que pasa "sino cooperas con ellos", al parecer sera una de las elecciones mas cerradas ya que las tres principales fuerzas politicas que imperan en la entidad, estan hechando "todas la carne al azador" por ganar la principal "plaza" del estado que es acapulco, lo curioso es que todos sus slogans nos llevan a la misma ruta: "por tiempos mejores", "juntos salgamos adelante" y "vivamos mejor", todos tienen la misma intencion que es recuperar y salvar al muncipio ¿pero si ellos mismos se lo ha acabado? ¿que contrariedad no?, en fin, aun conservo una de mis credenciales que saque en acapulco y si pudiera votar como hace 3 años, seguramente que no seria por el mismo partido.

por cierto, ¿como se llama el pueblo al que haces mencion? digo, no es que lo conozca, pero a lo mejor he oido hablar de el, ¿o igual y si verdad?

perdon pues que me haya extendido demasiado, pero tu post me toco el alma y ya sabes como son esas cosas, de repente se te sale el orgullo guerrense y pues que le hacemos!!......



saludos pues y que andes de lujo!!!=)

Defeña salerosa dijo...

"Tierra Caliente meció mi cuna, donde el río Balsas cantando vaaa!!
Lindo es Guerrero en noches de luna, cuando yo muera, ahí me han de enterrar!!!"

Yo me siento casi guerrerense también, nomás que no nací allá.

El pueblito del que hablo se llama Ixcapuzalco, y está cerca de la ciudad de Teloloapan. Ahora se le conoce como "el pueblo narco", háganme el puto favor...Ahí vive gran parte de mi familia materna y uno que otro de la familia de mi papá (aunque siempre que voy mi padre y madre me presentan primos y tíos nuevos...). Es probable que ande por allá el fin de semana. Y sí, nuestro Guerrero es pobre, pero nomás de dinero.

Isteri dijo...

Buen post.

Yo soy de los ue cree firmemente en quela despenalización en el consumo de drogas si le daría otra dimensión al problema de las drogas...y me paece que se ha convertido en un lugar común decir cosas como "es que esto no se puede porque estamos cerca de EU..." en realidad, el primer gran obstáculo para legalizarlas no es EU, ni los políticos, somos nosotros mismos, llenos de tabues e incapaces de desprendernos de ciertas dosis moralinas, en fin.

besos

Isteri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Germán Diego dijo...

Muy buena crónica.
Para variar también soy un hijo de Guerrero pero de la costa grande pegadito a Acapulco.
lamentablemente así sucede uno acostumbrado a la corrupción y mañas de la gran ciudad y la realidad es que en nuestra muy quieta y apacible provincia las cosas estas del nabo, en fin, coincidimos en algo, la fotografía.

muchos saludos.

Kix dijo...

Yo sí tengo ahí algunos argumentos a favor de la legalización de las drogas, aunque no sé si la sociedad esté lo suficientemente madura para dicho fin. La indsutria es multimillonaria, los números que se arrojarían por concepto de impuestos serían enormes. Por otro lado, sigo pensando que el mejor blindaje es la educación y comunicación con los hijos.

Oye mi Defeña, ¿qué pueblo es?

Kix dijo...

Ya vi que contestaste unos comments arriba el nombre del pueblo. Pues si vas allá el fin, mucho cuidado!!!

Daniel dijo...

Qué buenos posts te avientas, éste último me sorprende, es ULTRAvigente y muy ilustrativo (!!) vientos. Mi opinión:

Pues si, llevamos más de 80 años de desorden, o de confusión, o de modos que nomás nos llevan a la decadencia, y me refiero a todo, al día a día, a la gueba, al conformísmo, al agandalle. Y es que en una sociedad tan amañada como la nuestra es difícil entrarle a un nuevo comienzo. El primer comentario de este post termina poniendo el dedo en el renglón: ¿QUé HACER? Lo que funciona en mi, mi propósito, la contribución que creo yo doy a mi Méjico Máxico es muy personal, yo pongo mi ladrillo tratando de ser ordenado y trabajando con constancia. Para mi ese es un reto y lo asumo con ánimos de que amigos y familia sean contagiados.
Venga!

*El micrófono se ha vuelto un arma de moda
:)

marichuy dijo...

Hola

Me atrevo a comentar porque yo nací en ese estado tan maltratado, pobre y atrasado -mis padres viven allá.

Sucede que anoche mi papá me habló por teléfono alarmado y enojado, pues durante todo el mes de septiembre el comité del PRI en Acapulco -donde viven ellos- lo han estado presionando para que acepte presidir un "Comité pro construcción". con la intensión clara de comprarle su voto, así como los de gente cercana a él, más los emitidos por los supuestos beneficiados de ese espurio comité.

Es increíble, continúa mi padre, el PRI viene con la idea del "carro completo", han tirado dinero a lo bestia y hay rumores más que fuertes de que el candidato prìísta a la Presidencia Municipal del Puerto, está siendo financiado por el narco. De un gran fraude, ya nadie duda.

El horror, mi estimada defeña, el dinosaurio -como los bichos ponzoñosos-, se retuerce en lugar de morir. Amenaza con revivir, pero no renovado, sino merced a los mismos mecanismos empleados durante 70 años, tan podrido y corrupto como entonces.

Pero ahí no acaba el horror, en mi pueblo -Tlacotepec se llama y es cabecera municipal de Hermenegildo Galeana- gobierna el PAN, pero la cosa no está mejor. Los panistas, que han aprendido las mañas del los priístas, están regalando molinos de nixtamal y máquinas de cocer, para comprar los votos de la gente más pobre, que en ese municipio -como en el estado y como en el país- es mayoría.

Que viva la democracia¿!

Saludos y dispensa este largo choro

marichuy dijo...

Corrección, el municipio no donde nací, NO se llama Hermenegildo Galeana, sino Heliodoro Castillo. Hace tanto que me achilangué, que a veces me confundo.

José Mauricio H dijo...

Muy bonito lugar, lo dicen las fotos que tomaste. Y me gustó la manera en que explicas la realidad del pueblo de tus abuelos... es sólo uno de muchos casos que ejemplifican la realidad de nuestro México lastimado.

Saludos