lunes, 15 de junio de 2009

Hola, Olga

El domingo me fui al centro con alguien a quien tenía mucho de no encontrar. Nos alejamos hace tiempo, dejé de verle cobardemente, siendo que mi amor hacia esa persona es inmenso como el mar. Tiene un sentido del humor que sólo a mí me hace reír, o que sólo yo puedo apreciar.

Hace algunos años acostumbrábamos ir al cine dos o tres veces por semana. Caminábamos horas por Coyoacán, por Coapa, el Centro, Tepito, Polanco. Únicamente nosotras. Platicábamos horas, nos carcajeábamos sin necesitar muchas razones. No requeríamos de nadie más para sentir que un día era glorioso.

En el último par de años evité a toda costa acompañarla. Me abrumaba, éramos insoportables juntas. Se volvió aburrida, hueca, monótona. Siempre la misma cantaleta, las mismas quejas, los mismos ademanes. Creo que hasta algunos de sus amigos dejaron de verle también. En lugar de acercarme más a ella y ver cómo demonios podía sacarla del agujero en el que estaba, me alejé. La dejé sola, me escondí. Y sola se quedó, peor aún, sola se sintió (ambas cosas son distintas).

Empecé a buscarla hace un par de meses. Tenía que ser poco a poco, ya que estaba resentidísima conmigo y había que tantear el terreno antes. Siendo yo la jocosita de la relación, parte de mi labor era darle ánimos y hacerle saber lo maravillosa que es, ya que ella continuamente se percibe muy basurita. Es demasiado exigente consigo misma y con los demás. Es una lástima que yo no pudiera tratar con las personas que conoció en mi ausencia. Tal vez hubiera logrado que se llevaran una mejor impresión.

Prometo no volver a dejarle.

20 comentarios:

El Rufián Melancólico dijo...

te faltó agregar que después ambas dos se fueron a chelear conmigo... una tarde un poco esquizoide, por lo demás... pero estuvo chido. ¿Para cuándo las otras, Defes?

chilangelina dijo...

No lo hagas, presiento que juntas son la onda.
Lindísimo texto y mejor título.

Invierno Funk dijo...

esto es genial df!
cada vez me dan mas ganas de conocerte y poder platicar contigo..


wooow!

Germán Diego dijo...

Ja, no las vi!!
bueno yo andaba con mi camarita por toooodo el centro.

chido que recuperes las almas perdidas o en Standby.

Abraso salerosa.

Alletta dijo...

muchas veces 'fallamos' como amigos, pues cuando el amigo se siente mal tomamos el camino fácil que es alejarnos... pero no siempre es pq seamos unos mierditas, muchas veces estamos tan clavados en nuestros propios problemas como para interesarnos en los de los demás... lo simpático del asunto es que algún día nos damos cuenta que 'ayudando' al otro en realidad no 'ayudamos' a nosotros mismos

Felicidades por el reencuentro

Simbad de la Porra dijo...

perdón, ¿hablabas de ella o de ti?

creo que toda relación es de dos...

Saludos!!!

· Ademyr · dijo...

buen texto !! profundo ehh... profundo.

chido leerte defeñaza aunque tu ya me abandonaste de lo lindo malvada.

igual un abrazo !

:)

Kix dijo...

No sé por qué presiento que este post está dedicado a Defeña 1 y su alter ego!

Pero es bueno reconciliarse consigo misma!

Danke dijo...

Y a mi que siempre me ha dado tanto miedo juntar a mi alter ego con mi yo, es que ambos son tan sangrones que creo no congeniarían tanto como Olga-Defeña. Ademas que si bien lo recuerdas son algo brutos y terminan espantando a la gente.

Si estuvieramos en el Face pondría el marcador de "me gusta", me latio bastante tu texto pues.

SalU2, Un abrazo
¿un cafecito?..... es broma, es broma...¿o no?

ge zeta dijo...

Me encantó el texto de verdad.

A mí me sucedió algo parecido con un amigo al que quiero mucho, dejamos de vernos por pequeños problemitas entre los dos. Pasó el tiempo y después logramos reestablecer un poco la relación. Fue difícil al principio, pues aparecieron los silencios incómodos y cada quien tenía sus otros amigos, pero nada que la amistad que nos unió antes no pudiera unir de nuevo. Superamos todo, y al final tan amigos como siempre.

Saludos

Alberto Luquín dijo...

Cada día me gusta más su blog, estimada Defeña... Saludos y felices reencuentros

Cynthia Ramírez dijo...

A veces es imposible salvar a todos los que quisiéramos. Pero parace que a esta persona sí la salvarás.

Saludos!

Ángela dijo...

Qué bonita manera de decirlo, qué bonito el reencuentro, qué bonita la promesa.

Amén pues.

dèbora hadaza dijo...

a veces uno no puede regresar a una relación por más que quiera, la vida aleja tanto las vidas... si lo lográs aunque no sea igual, aunque paresca otra la relación, será un gran gran logro. un abrazo chilanga

Defeña salerosa dijo...

Con bien señala el Rufián Melancólico, soy una esquizoide.

Este post está dedicado a mí misma y el regreso de mi otro yo. durante mucho tiempo no pude salir "sola", y era algo que acostumbraba hacer muy seguido.

Gracias por sus comentarios.

Srita. Melancolía dijo...

Miedo. Yo no soy de andar inventando historias bobas en los comentarios, así que lo que sigue juro que es verídico. Soñé con este post. Y en mi sueño (era yo leyéndolo jaja) le daba al clavo porque deducía que no se trataba de otra sino de tí. Y es más, hasta juro qeu decía 'claro, Olga es la defeña porque ella nunca ha dicho cómo se llama'. Mis sueños son bastante más sensatos que yo. Padre el post, padre salir sola y disfrutarlo, sobre todo por aquello de que 'el camino del viajero es siempre solitario'. Nada mejor que romancear con uno mismo de vez en cuando. Abrazos

Jair Trejo dijo...

Cada vez te me haces más interesante. Benditos blogs.

El texto es maravilloso, creo que es una lástima explicarlo. Desventajas del medio, supongo.

dèbora hadaza dijo...

pues despúes de la explicación me resulta harto hermoso tu post. Sabes, yo no he podido alejarme de mi alter ego aunque me haga enojar porque como sea es la única persona que nunca me ha fallado aunque me juzgue, con ella he logrado todo y perdido todo, y aunque a veces la deteste con toda mi alma no hay nadie más genial que ella. jajaja

ahora un abrazo más grande.

Latamoderna dijo...

Jey, pasé pasé.

Chale... pero estás de regreso, ¿no?

xen dijo...

hacia mucho tiempo que no leia a alguien que le escribiera a su soledad de tal manera