miércoles, 25 de mayo de 2011

Sería una Revolución

Si no se tratara de la generación menos empática de esta era. Si la psicología dice que a mayor exposición ante algo que nos asusta más fácilmente superamos el miedo, me preocupa que suceda lo mismo con el dolor y la injusticia. ¿Será posible que al verla tanto y tan seguido en medios electrónicos nos vamos volviendo inconmovibles al sufrimiento de los demás?, ignoro la respuesta pero no sería descabellado imaginar que sí.

Este es tal vez el post opuesto al que escribí en diciembre sobre la escritura e Internet como paliativos para la necesidad de comprensión y comunicación. Las redes sociales también han servido como escaparates a un ego con una actitud prefabricada que demanda un exceso de atención y exige un trato de celebridad. Últimamente me asombra la firmeza con la que expresamos una opinión cuasi asegurando la posesión de la verdad absoluta y denostando todo aquello que osa ponerse en nuestra contra. -Yo de antemano intento confesarme ignorante y visceral, por mucho que mis juicios y percepciones suenen a tratados dogmáticos más propios de alguna fanática religiosa del medievo-.  La mayoría de los usuarios de internet se denominan "Digital natives" y abarcan desde los nacidos en los años ochenta (los que ya vamos pa' los treinta) hasta los fetos que podemos ver gracias a ultrasonidos. En la historia de la humanidad ha sido la juventud utilizando nuevas tecnologías la que ha logrado cambios sociales significativos. Nuestra época se diferencía porque esa innovación es global y simultánea. Este video de una conferencia de "Digital Natives with a cause" tiene más de un año y fue grabado antes de la revolución en Oriente Medio. En él se menciona (min 18:18) una campaña realizada en la India en contra de extremistas que golpearon mujeres por vestir inapropiadamente (o sea, no a la usanza hindú) y pretendían casar a parejas sorprendidas besándose en la calle el día de San Valentín. The pink chaddi campaign consistió en enviar ropa interior color rosa a políticos que apoyan estas medidas y leyes extremistas. Se mandaron más de 200,000 y no todas eran nuevas o estaban limpias. Lo maravilloso de esta protesta es que fue organizada sólo por una mujer y únicamente con una herramienta: Facebook. ¿Suena familiar?

Los jóvenes de México se quejan de los medios, llamémosles, tradicionales de protesta y al mismo tiempo se burlan de aquellos que surgen y parecen ingenuos en redes sociales e internet. Es cierto que reaccionamos con más fuerza ante estímulos que nos afectan personalmente, pero qué pasa entonces con la sabiduría popular que reza "Cuando las barbas de tu vecino ves cortar...". Pocas cosas logran irritarme tanto como la desaprovación de la indignación de otros ante una injusticia sólo porque ésta los afecta directamente (analizar si tal denuncia es justa o no es harina de otro costal). Para mí este es otro de los síntomas de la poca empatía que han desarrollado las nuevas generaciones de seres humanos. Por eso estoy empezando a pensar que una protesta en internet no debería ser del todo vacua sino una forma evolucionada de reclamar y exigir, son nuevas maneras de compromiso político y activismo social. Sé que México no es Oriente Medio pero de cierta manera me parece incomprensible que existiendo los medios para acceder y comunicar información fácilmente a millones de personas, aquí sean mayormente usados para fines publicitarios. También se le pide demasiado a los grupos ciudadanos carentes del poderío de una maquinaria partidista ¿Qué va a pasar después? ¿Por qué no proponen formas más efectivas de protesta? A lo que yo intento responder: Una avalancha de nieve no comienza sabiendo qué dirección tomará, simplemente se forma y sólo adquiere fuerza cuando es lo suficientemente grande". Quienes piensan demasiado en la porvenir poco pueden hacer en el tiempo presente. Los debates que resultan son como "vamos a ver qué argumento es el de la razón" sólo atraen desaliento y desconfianza. Lo grave no es que una protesta se vuelva nada, lo alarmante sería que ni siquiera se hiciera.

Me altera el ambiente del país en el que vivo, mucho. Me preocupa mi familia y su seguridad a pesar que hasta ahora sólo han sido amenazadas tibiamente por la situación nacional. Luego pienso que no quiero ser una viejita sin pensión ni seguridad social. Y no es que le pida al gobierno que me los dé por mi linda cara de ciudadana mexicana, lo que le exijo es que me explique la razón del porqué no, más aún si pago impuestos y debo temerle a su policía, reírme de las propuestas electorales de sus candidatos, llorar al ver el nivel de su educación básica, enfurecer con el cinismo de sus políticos. Por eso simpaticé tanto con los indignados de Sol y su bizarro intento de mayo francés en 2011. Con todo y que los votos nulos continúan demostrando que son los mejores aliados de la derecha y las minorías politizadas. Para que la votación en blanco pudiera conseguir lo que se propone -una probable elección anulada, una reforma electoral importante- se necesita una participación ciudadana convencida de que es mayoría. Y en México la mayoría es la que está convencida de que no importa que hagan, nada va a cambiar.

Un gobierno como el que tenemos, que sólo se preocupa por mantenerse en el poder, no puede llamarse democrático, menos aún si los remedios que utiliza para la solución de un problema son sólo pensando en quedar bien a corto plazo. Es un gobierno que piensa a futuro, sí, sabe que en el futuro ya no estará a cargo y el problema será de otro. Aquí sólo se tapa la fuga, no se cambia la tubería.

En México existe la doble moral y no es sólo la que se refiere al aspecto sexual. Lo es en el sentido de que se cree que somos culpables de las desgracias que nos ocurren. Si me asaltan es mi culpa por descuidada, si me violan es mi culpa por descocada, si me corren es mi culpa por no hacerle a la... no ser lambiscona. Es verdad, casi siempre parece que excusamos al verdadero culpable: el delincuente. "¿Es que a quién se le ocurre traer el iphone en el metro, estacionar el coche en una calle obscura, andar a las once de la noche sola en la calle". Sumemos esta actitud tan nacional con el resultado del estudio linkeando en la primera línea de este post, ahí tienen a su comprometida y revolucionaria juventud.  Es imposible cambiar una sociedad, mejorar un gobierno, sin la participación cuidadana. Estamos frente a un círculo vicioso muy desalentador. La democracia no termina con el voto, empieza con él.

Los cambios ocurren porque existen modificaciones, evoluciones, transiciones. Porque algo deja de ser como era. Que las cosas sean de una forma no significa que sean correctas. Que así sea no quiere decir que deba ser. Pero dudo que sólo debamos esperar con la vista fija al monitor.


P.D. Lindo ejemplo el de ayer cuando varios en twitter dimos RT a la foto que tomó Kyuutz donde se aprecia a militantes del PRI (acarreados, cof, que diga, simpatizantes de Eruviel Ávila) montados en una camioneta propiedad del gobierno del Edo. Mex. Incluso el candidato figura entre los usuarios que han visto recientemente la foto. Menudos idiotas los que manejan la cuenta.

11 comentarios:

Artasanchez dijo...

No puedo estar más de acuerdo con tu apreciación de las campañas y protestas en medios por Internet por el contrario, lejos de ser vacuas, son el pulso del conocimiento y el "awareness" de un público bastante influyente... en México hay más de 20 millones de cuentas de Facebook y estamos en el 7o lugar a nivel mundial en este aspecto... quizás no todos los usuarios de las redes sociales, blogs, tuiter, etc. estén involucrados con su sociedad y con su país, con este México que saca lágrimas, y risas, y últimamente más lágrimas, y más, y más. Pero el bajo porcentaje de personas involucradas con su tiempo y su historia aunque bajo, es bastante influyente, mucho más que en otras épocas. Sí, así una Revolución se vislumbra como posible, cuando los pensantes estan hoy TAN en contacto con los digámosles "con área de oportunidad para eso de la pensada". Conocimiento, razón y verbo son los ingredientes para un cambio, como lo ha sido siempre, y estas semillas encuentran tierra fértil en un código binario que hoy nos sigue sorprendiendo. A la generación que nació con el Internet en la mano quizás no tanto; los que vivimos el mundo sin y con Internet, somos los que no dejamos de pensar en esta piedra filosofal, en esta caja de Pandora, o piedra Rosseta, o Arca de la Alianza... Yo también quiero mucho a mi país, y estoy en la encrucijada de quererme también yo, y que a veces esos dos cariños se contraponen. Yo quiero tener una vejez digna, salud, bienestar, y también para mis seres queridos. Al final ¿habrá que huir? creo que no.. creo que el compromiso es quedarse y hacer durante "un tiempo razonable" los esfuerzos que podamos para delatar lo podrido, señalar el error (aclaro que también habría que decir cómo hacer mejor las cosas, no sólo fustigar con críticas) y esto hoy, muchas veces, aunque en un pequeño movimiento de manos, o de dedos, se cristaliza en un RT acertado, con compromiso, certero.

mewlan09 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Moreno dijo...

Extraordinario post, no tengo más que añadir que mi completa suscripción a lo planteado. Lo comparto en mi Facebook...saludos...

El hombre del traje gris dijo...

En cuanto a la empatía, creo que por ahi andamos... ahora si que "ojos que no ven, corazón que no siente" muchas veces si no le pasa algo a alguien conocido (robo, secuestro, violacion, muerte, el que gustes). si no nos pasa directamente a nosotros, no le vemos importancia. Yo por ejemplo confieso que a veces me he sentido fastidiado de andar escuchando lo de la guardería abc, pienso "ya pasó, ya nada cambiará las cosas" pero pensandolo dos veces es una pena que aun debe atormentar a esas familias...

En cuanto a la política y las protestas, creo que ahi lo malo es que la gente es re buena pa quejarse, pero no para proponer una solución. No es lo mismo ser oposición que gobierno...
La verdad es que el pais es un soberano desmadre el día de hoy, y no me imagino que solución pueda haber que no incluya hacer una buena matanza de cabrones... lo malo es que eso se presta a muchas injusticias...

Estamos hartos de todo, pero ¿hasta donde llega nuestro alcance en todo esto?

George LLS dijo...

Sinceramente ignoro si le había puesto alguna réplica a vuestro post. Por ello disculpe si esto es sólo una muestra más de mis trastornos obsesivo-compulsivos.

Pero, sin importar repeticiones, está claro una dicotomía y un problema: Vivimos en el momento más interconectado de la historia. Por oposición, vivimos en el momento más abúlico de la historia.

Valdría la pena acotar tres cosas:

1. Internet sólo es un potenciador de las interacciones sociales. No crea (ni destruye) contenido social, sólo sirve para contagiarlo (retransmitirlo) y lograr adhesiones en entes insospechados.

2. Nuestra sociedad es el resultado de un complejo y concienzudo tejido ideológico que se remonta a Calles y su concepción del "Partido total". Nuestros políticos actuales son rehenes de la ideología de medio siglo atrás. No es su culpa. "Nacieron" en ella. Pero son sus post los que invitan a reflexionar y, de ser posible, cambiar algo.

3. Usted es demasiado bella para ser real.

G.

Adriana del Moral dijo...

Me gustó mucho tu entrada, hay dos cosas en las que quisiera hacer algunas precisiones:

1. Yo no creo que las protestas en internet sean vacuas, pero tengo muchos amigos que sí y comprendo su postura: son los de la izquierda heredera de los viejos modos, y ven muy cómodo, tibio y hasta fresa SÓLO protestar por internet. Por mi parte, pienso que a estas alturas hay que intentar TODO, internet, marchas y más.

2. Al contrario de ti, no pienso que nuestros problemas deriven de que nos asumimos culpables de nuestra situación. Quizá sea cierto entendiendo la "culpa" en el sentido cristiano más jodido que criticaba Nietzsche, pero en el fondo pienso que uno de nuestros problemas graves como sociedad es el hecho de que nuesto sentido de la responsabilidad es bastante limitado, ya sea como ciudadanos o incluso como gobernantes (el "y yo por qué" de Fotz lo inmortalizó).
¡Saludos!

JoH@N dijo...

Completamente de acuerdo, y en verdad es una lastima que los jovenes de hoy dia no se preocupen por involucrarse con darle una mejor cara a su pais.

Es verdad que la culpa de todo la tiene el gobierno por no saber manejar a un pais tercermundista que pide a gritos un cambio verdadero, pero tampoco podemos tapar el sol con un dedo y decir que la sociedad no tiene culpa alguna, cuando somos nosotros mismos los que deberiamos de poner el ejemplo, y haciendo alucion al nombre de tu blog no cabe duda que el gobierno es una completa maraña de contradicciones.

Silvano Oliverio dijo...

Hola.

Creo que internet es el mundo del hombre, y como tal es un mundo ideal, como nada de lo que hay aquí compete a nadie más que al hombre, difícilmente producirá un cambio hacia "un mundo mejor". Aquí, en México, menos. ¿Tiene acceso a internet una persona en pobreza extrema?. Sin embargo la humanidad tiene la idea (yo creo que falsa, no lo sé puedeque) de que puede ser dueña de su destino y por eso cree en las reencarnaciones, en las religiones y en las revoluciones, en la justicia. El mundo es como es, no como debiera dijo ya el célebre Cabral.

Juan Drovandi dijo...

Hola, es la primera vez que entro a tu blog. Te felicito, me gusta mucho lo que escribes.

Pablix Pebablds dijo...

Muy buena nota!

Las protestas por facebook o internet en general no suelen funcionar, porque la gente nunca hace lo que dice! Es más bien una fachada para parecer interesado y revolucionario.

Son pocos los que se levantan de la silla.

Por otro lado, vi que sos diseñadora gráfica! Yo también :)

Un abrazo y buen blog!
http://paradoenelabismo.blogspot.com

Jack De Santamarina dijo...

Esta revolución solo acaba de empezar