viernes, 18 de enero de 2008

El mejor poema de amor que se ha escrito (según yo)


Que me he puesto sensible. Que horror.
.................................................................
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
¿Qué me pasa?

Ah si, es enero. Lo olvidaba.

En fin, este el poema en cuestión es del mexicanísimo Alí Chumacero:

Poema de amorosa raíz

Antes que el viento fuera mar volcado,

que la noche se unciera su vestido de luto
y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo
la albura de sus cuerpos.

Antes que luz, que sombra y que montaña
miraran levantarse las almas de sus cúspides;
primero que algo fuera flotando bajo el aire;
tiempo antes que el principio.

Cuando aún no nacía la esperanza
ni vagaban los ángeles en su firme blancura;
cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;
antes, antes, muy antes.

Cuando aún no había flores en las sendas
porque las sendas no eran ni las flores estaban;
cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
ya éramos tú y yo.


¿Porqué es el mejor?, porque en el no encuetro vertidas ataduras corpóreas, ideales estéticos, descripciones de enamoramientos caprichosos, halagos de cortejo, chantajes suicidas, promesas ingenuas y exageradas, melcocha barata.

Por eso.

Porque habla del amor como fuerza creadora, perpetua e inmortal, como lo que es. Porque no especifica Yo hombre-tu ("hermosa") mujer...es que me revientan los poemas estilo: "tus ojos son como...tu piel es como...eres tan hermosa como..." ¡puaj!. O que para ser representantes de la poesía amorosa, en sus versos deban desfilar las palabras: amor, cuerpo, pasión, beso, etc.

Este poema tiene una "segunda parte" igualmente maravillosa:

Poema de alta flor

Y cuando el viento sea flor marchita,
y la noche no viva sino en puro recuerdo;
cuando el silencio reine
y descienda implacable sobre lunas y estrellas.

Y cuando sólo quede la ceniza
de todo aquello que fue luz, montaña y sombra;
al final de los límites vertidos en los seres;
más allá de los tiempos.

Cuando esté la esperanza destruida
y los ángeles mudos perdidos para siempre,
y el agua tan exigua que ni Dios beberá;
después de esto, después.

Cuando el rosal se halle en plena muerte,
perdidas en la nada las sendas y las flores,
y aunque el dolor y el ser no sean más que sueño,
seremos todavía.

15 comentarios:

Kix dijo...

Chin...

Yo con la poesía no me llevo muy bien...

Cynthia Ramírez dijo...

Chumacero es buenísimo! Y este poema en particular evoca imagenes super bonitas, esa de "cuando aún no nacía la esperanza"....es sublime!!

Abraxas dijo...

Tienes razón... es muy bueno.

Y como dice la canción de Atahualpa refiriendose a los poetas cursis:

De tanto mirar a la luna
Ya nada sabes mirar
eres como un pobre ciego
que no sabe a donde va

Latamoderna dijo...

Ah, está lindo... ¡posteas un montón! jajaja. La foto de la mac me gustó. Pero no he leído, lo confieso.

Isteri dijo...

Yo tengo dos poemas amorosos favoritos:

Nocturno amor, de Xavier Villaurrutia, y Piedra de Sol de Octavio Paz....
"si dos se aman, el mundo cambia"

controlzape dijo...

De acuerdo en que la poesía de Ali Chunacero rulea.

En desacuerdo en lo que dices que carece de melcocha. Es amelcochante ponerle calidad de eterna a una emoción tan efímera como el amor.

Eso sí, como lo escribe Alí es de lo menos amelcochado que hay. El resto de poetas que he leido componiendole versos al amor son nauseabundos. Puaj.

Ruben Raffa dijo...

Gracias por mostrar el camino hacia donde varios queremos ir.

Este poema es simplemente bellisimo, nunca lo habia leido, hace años que lo veía pensando y jamas supe como decirlo!

Ojala que la escencia del escrito, perdure en lo que lo leemos.

Saludos!

Jair Trejo dijo...

Ése poema, el de "Poema de Amorosa Raíz", fue el primer poema que me gustó en la vida.

Lear dijo...

Uy, sí, me gusta el poema de chumacero, pero puestos a escoger, me quedo con "bellísima" de Lizalde. Es más contenido, quizá hatsa menos catártico, pero igual me gusta. Saludos.

ËTÖR dijo...

Mmmm... me gusta! =)

Amor... amor antes y después de cualquier cosa...

La "segunda parte" me recordó a una canción que al igual, habla del amor después de todo... después de sí mismo...

...Te amaré aunque tenga final,
Te amaré cuando acabe de amar...

...Te amaré hasta el fin de los tiempos,
Te amaré... y después... te amaré...


Como que hoy amanecimos muy amorosos, ¿no?

Besos!

ºÉl (Ricardo Árbol) dijo...

No me gustaron la meritita verda... son no sé, simples. Prefiero la cotidianidad en la poesía, hablar de dos no especifica ser empalagoso o crear imagenes sin sentido... Pero bueno, es enero, todavía.

Defeña salerosa dijo...

Debo de dejar escribir post azotados, debo de dejar de escribir post azotados, debo de dejar de escribir post azotados, debo de dejar de escribir post azotados (¡¡y no usé ctrl C!!)
Gracias por los comentarios...

Control zape, a pesar de que es evocando al amor romántico por lo que me gusta este poema, me parece que se puede referir a todo tipo de amor. Él tipo de amor del q hablas (el romático-erótico)es una porquería efímera q no merece nada, no sé por q posteo pendejadas, tienes razón.
Ya me azoté otra vez...bueno, un comentario azotado, para un post azotado, ¿no?

Felipe dijo...

Puaj! Son pura retórica predecible. Los verdaderos poemas de amor deben de dar miedo.

Grajeda dijo...

tuve la oportunidad de conocer a Ali Chumacero en el aniversario luctuoso(no me acuerdo del número) por la muerte de Octavio Paz.

Escribe increible, es más un parrafo es uno de mis favoritos en cualquier letra jamas escrita.


te pego el amor???


digo, que bien... cuando una persona te hace escuchar canciones, ver peliculas (o escribir post azotados) sabes que estas enamorado.

chocolate dijo...

Bonito poema, me hizo recordar el primer poema que dedique, jaja, tampoco tenia nada de aquel amor sensual que se descubre al pasar de los años.

El chamariz en el chopo.
-¿Y qué más?
El chopo en el cielo azul.
- ¿Y qué más?
El cielo azul en el agua.
- ¿Y qué más?
El agua en la hojita nueva.
- ¿Y qué más?
La hojita nueva en la rosa.
- ¿Y qué más?
La rosa en mi corazón.
- ¿Y qué más?
¡Mi corazón en el tuyo!