miércoles, 23 de enero de 2008

Sutilezas a mi...¡ja!

Sucede que el domigo decido tomar un taxi que me llevara a casa de mi hermana. Ya alguna vez mencioné que tengo la necia costumbre de platicar con algunos de ellos, pero es algo que ha venido en declive.

Sucede que el chofer comienza a platicar conmigo. Yo iba un poco/muy cansada y contestaba con mis conocidísimas muletillas "ajá, si, ajá". El tipo se reía solo. Un par de minutos después de abordarle, comienza a decirme que esta loco. Si, lo admite sin temor a reprobación. Me dice que tiene "algo en su cabeza que está muy mal", que es MUY VIOLENTO y hace cosas sin pensar. Me señala entonces una canastilla de metal sujeta a la guantera, donde porta el casco vacío de una coca-cola, "es que si me hacen enojar, la rompo y le doy mole al que sea"....

Mientras señala el objeto de vidrio, yo caigo presa del pánico. PÁNICO."¿¿Porqué me dice eso??¡¡porqué se ríe sólo??¡porqué piensa qué es gracioso??¿¿me esta amenazando??", son la preguntas que en menos de un segundo inundan mi cabeza. El tipo continúa hablando, sigue expresando de manera clara y reiterativa frases como:

-"me salgo de mis casillas"
-"no me controlo"
-"con una pistola soy capaz de cualquier cosa"
-"no me gusta que me lleven la contraria"(no sabe a quién se lo decía)

Sucede que mi cabeza va pensando a mil por hora que chingados hacer. Este jodido no se sale con la suya, sea cual sea (si, ya muy envalentonada escribo ahorita, pero en ese instante tenía más miedo que un chihuahueño en medio de un festival pirotécnico). Decidí seguirle la corriente, platicar con él y hacerme la "chica imposible de asustar". Sé que otra idea pudo ser decirle "mejor me bajo aquí", pero eso sólo detonaría su enojo y hubiera derribado el sutil velo de inocencia que cubría la escena de un probable delito.

Yo contesté sus frases con:

-"Es normal, los hombres son más impulsivos a veces" (no es cierto, la mujeres también tenemos lo nuestro).
-"Todos tenemos nuestras manías ¿no?"
-"A veces (insertar aquí risa sarcástica de mis amigos) yo también soy enojona y me molesto muy fácil"

El tipo prosiguió diciendo que lo suyo era extremo y nada comparado a lo que yo le exponía, que no era una "manía", ni el carácter violento típico de un hombre. Al decirlo yo estaba más allá del pánico, imaginando lo peor de lo peor, que en cualquier momento tomaría otra calle, empezaría a gritarme y sacaría un arma o porqué no, rompería el envase de vidrio del refresco. Me mantuve firme y procuré no mostrarle miedo. El colmo fué que hasta me narró la anécdota de cuando trabajaba en una carnicería (si muy ad hoc ¿no?) y un tipo le dijo "algo que me molestó" y ¡riajale riajale!, con ayuda de un machete por poco lo mata. "Fíjate que qué bueno que metió las manos y no más se las rajé, que si no, no podría estar contándote esto y estaría en el tambo por asesinato"..."este...si, ¡qué bueno!"contesté riendo ya muy nerviosa.

Entonces la luz entró a mi mente.

"Ahora que me lo dices, yo tengo un tío con un problema similar...Es super agresivo, por eso entró la ejército, hasta es Coronel, todos le temen, como esta tan loco y es taaan sanguinario, un tiempo anduvo persiguiendo narcos en Sinaloa y llegó a desaparecer a varios, ¡tiene tanta gente a su cargo!, a nosotros nos da miedo que un día vaya a matar a un cristiano no más por que lo haga enojar...ah!!! mi tío!! me quiere tanto!, debería llamarle ahora que esta en el Colegio Militar, nos ha sacado de tantos líos a pesar de que esta un poco loquito..."

El taxista POR FIN se calló.

"Ah mira, me bajo aquí (¡¡finalmente un puto semáforo en rojo!!, pensé), me esperan esas personas de la esquina"

Le dí el marcaje exacto y me salí corriendo en dirección de la suspuestas personas que me esperaban. Faltaban tres cuadras para la casa de mi hermana. El trayecto duró escasos 7 minutos. El sustito me pasó factura todavía hasta el lunes (dolor de cabeza, de panza, etc.).

Ese mismo día en la tarde a mi tío. Se rió como loco y le dió gusto que me acordará de el, pero me advirtió que era hora de quitarme los pinches miedos al volante y agarrar un auto, porque no es la primera vez que un taxista me sale con sutilezas.

25 comentarios:

Cynthia Ramírez dijo...

Hey! bien salvado! Pero ya no entendí ¿tu tío si es tan temido Coronel??

El Agus dijo...

QPMNM (o sea: Qué Pinche Miedo, No Mames...) a mi me asaltaron en una ocasión en un taxi pero el taxista ni platica me hizo, digo, todavía que lo asaltan a uno mínimo que te cuenten un chiste no ? digo yo....

AmadoKodamA dijo...

Palamadre, que gacho, si lo que quieres es un servicio nada más, no una anécdota tipo Alfred Hitchcock, que poca eme.

K010T dijo...

Que mala fe la de este taxista del tres al cuarto. Mucho ingenio por tu parte, te saliste de forma magistral de tan surrealista situación. Lo cual me dice, que no solo eres libra, como yo, no solo tienes unos ojazos que no son de este planeta, sino que además eres bien inteligente e imaginativa. Todo un descubrimiento, sin duda.

Besos.

Defeña salerosa dijo...

Lo de mi tío tienes tientes de verdad, mezclados con exageración, ficción, etc. Lo que es una total y absoluta mentira es que haya "desaparecido gente" o que matara narcos.

jejeje, mejor que no nos asalten...

La inteligencia o imaginación se la debo al 100% a la adrenalina y el miedo que tuve. En otras situaciones soy poco ocurrente.

Por ejemplo, nunca he sabido qué decir cuando me...piropean ¿?

Gaby dijo...

que bien manejaste la situación....
y si, ya pierdele en miedo al volante... pro que hay cada loco de taxista...
saludos!

chilangelina dijo...

Uta, hasta me empezaron a sudar las manos.
Pero el recurso del tio es supremo. Lo utilizare alguna vez, tomalo como un homenaje.

Towers, Gabriela dijo...

Los taxistas amigables que platican y platican aunque no haya respuesta me molestan DEMASIADO.

El último que se pasó de listillo fue un sujeto que en un recorrido de no más de cinco minutos me contó que solía ser entrenador de un gimnasio y empezó a cuestionarme si yo hacía ejercicio y cada cuánto y bla bla, claro, creía que con eso de que era entrenador yo le iba a contar mi rutina de ejercicios y detalles íntimos de mi vida (ajá, sí), me hice wey y el tarado todavía tuvo el descaro de pedirme antes de que me bajara si podía tocar mis piernas con el mero propósito de que pudiera ver si me faltaba ejercicio y me dijera qué ejercicios me caerían bien. Yeah right, ¿no quiere orillarse para que me quite la ropa y le enseñe bien todo mi cuerpo señor Don Pendejo y así lo pueda ver detenidamente?

Le di los 15 pesos que marcaba el taxímetro y le di la mirada más despectiva que me salió. Taxi freaks.

Isteri dijo...

A mí me dio más miedo tu tío que el taxista, pobre hombre, jugaste con sus sentimientos¡¡

Je.

controlzape dijo...

Buen revire.

ËTÖR dijo...

No mamar... me cae de a madres que no sé qué habría hecho en tu lugar...

Nunca me han asaltado ni nada por el estilo... lo más parecido a agresión hacia mi persona fue cuando una viejita se me atravesó de putazo en media avenida... nomás me mentó la madre y no sé qué más decía... pero de ahí no pasó... =)

Ya piérdale miedo al carro... preferible estamparse en un poste a que le salga un cabrón pasadito de lanza...

Y sobre lo de los piropos... ps usté nomás déjese querer... si le gustó el piropo... sonría! no sea ingrata... sino... sígase de largo...

Besos!

Lilián dijo...

Ay que bárbara! yo en tu lugar creo que habria abierto la puerta del taxi y me habria bajado aunque siguiera en movimiento!! :-S Yo nunca se cómo reaccionar en situaciones asi.

También me da miedo el volante, pero con estas anécdotas, me dan más miedo los taxistas.

Ah! y respecto a tu comentario en mi blog: Me muero de curiosidad porque me cuentes como superaste al Batitonto. Yo nada más no lo logro :'(

Saludos!!

edgardrg dijo...

Ooorale, hasta yo sentí feo... hay cada gente loca... a mi una vez me tocó un taxista que se confesó drogadicto y ladrón... también sentí feíto, lo tengo que admitir.
Pero tu historia gana.
A la próxima usa taxi de sitio.

Que bueno que no te pasó nada.
Es buena idea lo del tió, al igual que "Chilangelina" tomalo como homenaje cuando me pase algo así.

Saludos.

E.

Ruben Raffa dijo...

El problema de los taxis es el hilo de sutil desconfianza que cubre al conductor con el pasajero y al pasajero con el conductor.
Un hilo delgado finisimo que se va ensanchando con comentarios atinados y debilitando con los comentarios desafortunados un hilo que no conecta nada, pero guarda, ojo al piojo, que hubiese pasado? y como hubiese terminado?.. esta historia si este muchacho hubiese dicho las frases exactas!! Sería mucho mas divertido para ambos.
A veces los miedos son necesarios para que no cometamos locuras!!

Saludos

Abraxas dijo...

Híjole! Yo por eso no platico con los taxistas a menos que de plano me obligue la situación... Que bueno que mantuviste la calma y pensaste rápido... Y si, ¡es mejor manejar!

Que bueno que lo contaste...

Latamoderna dijo...

Graaaaaaande graaaaaaande... Me encantó. Qué susto, pero eres re inteligente, manita.

Chosty dijo...

Que post excelente, me gustó mucho mucho...La neta no me hago el valiente, yo también me hubiera cagado de miedo.
Excelente reacción...

Llovizna Pasajera dijo...

que pinchi miedo, neta..... todos los tapsistas tienen cara de deprabados, a mi me dan un miedo barbaro cuando miran por el retrovisor...ke!! y no sufro de paranoia..

k, ke me ves? me largo

desde el Pacífico dijo...

Odio el transporte público en general!!
Te puedes encontrar con cada terrible personaje que cualquier martingala es buena para huir de ellos.
Bien hecho, y pues ya aprende a manejar entonces jaja

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

mas vale que me des las placas del taxi. resultaste mas habil que el tipo sin duda y me alegro ... pero vaya.. ya tenia yo cara de susto nada mas de leerte....



gulp.

Miguel Angel Hernández dijo...

al mejor el taxista queria impresionarte (impresionarte a la manera ligadora >segun el, claro esta>) pero le salio el tiro por la culata, eso creo.

Ademyr dijo...

joder que pinche miedo !!

te va una de las mias, una vez paso que un pendejo taxista del estado de Mexico en la platica " de viejas " me dijo...

oiga joven y usted nunca lo a hecho con un hombre ? y yo...

no pus no, soy machin !!

uy no joven lo que se pierde !!

joder!!aqui me bajo..

no joven no se asuste...

a chingar a su madre cuanto le debo... ajajjajajajjaja


en fin ajjajajaa.. hayyy me voy a reir por toda la eternidad... ahi te dejo otra... esta esta mas para todas las edades...

HISTORIA DE TAXISTA
http://ademyr.blogspot.com/2007/11/historias-de-taxistas.html

Alan Ponce dijo...

Excelente salida,,,

Ora que recuerdo,, yo tengo 2 tios,, uno se apellida calderon,, y el otro slim,,

afortunadamente no son violentos

me encantó la anécdota,,

saludos

Gaal Dornick dijo...

No pu's que mala onda. . . pobre taxista

Ricardo Arce dijo...

prefiero agarrarme a botellazos con un taxista loco que sostenerme de un volante.


(jaja)... hoy ando de malitas y me voy a leer cosas viejas... Estoy a punto de tomar a H. P. y sus reliquias de muerte.