martes, 1 de julio de 2008

Clases de Gente, o gente sin clase

Sábado por la noche, festejo del cumpleaños de la hermana de una amiga mía. Por capricho o repentino deseo de romper con la rutina, la festejada decide realizar el convite en un antro fresón: Classic, frente a Escenaria, Pudregal de San Angel.

Desde que me invitaron dudaba en ir, ya he platicado que lo mío, lo mío, lo mío, es el barlesque. Sin embargo se me antojó un poquito variar de aires por una noche, bailar en un lugar que no fuese fiesta en una casa (tonta de mí), arreglarme en extremo, estrenar unos zapatos #### #### que tenían tres semanas suplicando el debut(originalmente escribí la marca, sólo era para evidenciar que son lo suficientemente chic para un antrete de ese estilo, y era ridículo que costándome lo que me costaron no me los hubiera puesto antes, tengo mi lado superficial) , salir con mis amigas en una noche de chicas, no sé, sin saberlo la idea parecía divertida. Lo único que me incomodaba era pensar en el cadenero, la fila, y todas esas mamadas (con mordida de diente filoso), que tanto me chocan de dichos lugares. Mi amiga nos aseguró que tenían reservación y bajo esa última condición acepté asistir.

Llegamos poco antes de las once. Obvio, había afuera del lugar bastantes fresitos que con ojos suplicantes rogaban "al de la puerta", la pronta admisión. Desesperadas como somos (y con la amenaza que siempre lanzo al ir a estos lugares "yo no espero más de diez minutos"), nos abrimos paso hasta adelante. Nos pidieron identificación y estábamos a punto de pasar, cuando a alguien se le ocurrió decir (tal vez con la esperanza de que ya estuvieran adentro con mesa puesta, y nos llevaran rápidamente) que íbamos al festejo de ####### ## ####. "Ah, si es para reservación, tienen que entrar por allá", nos comunicó señalando el extremo derecho, el corpulento señor de la cadena.

Así fue que nos dimos cuenta que nuestra amiga y su hermana (arregladísimas ambas) estaban formadas aún para pasar. Mi amiga nos dijo:"Ya vamos a entrar ahorita, pero nos pidieron que entráramos con pareja"..."¡¿Qué?!" pregunté indignadísima. "Yo no creo que haya problema, ya adentro lo arreglamos", dijo alguien más. Cómo me percaté que iban a tardarse, y que éramos las últimas en llegar (de los invitados de esta chica), me salí del contingente a fumar, "ai me avisan cuando entren" le dije a una de mis amigas. Me revienta sentir que me estan haciendo el gran favor de la vida al dejarme entrar a CONSUMIR a un lugar.

Desde esa perspectiva pude ver quiénes llegaban. Escuincles con acentos que no eran fresas, sino lo que le sigue. Una chica con el cabello tan decolorado que parecían canas hechas de paja. También reconocí a una conductora de espectáculos de tv azpuerca, de esas que viven de contar intimidades de "famosos" y "artistas", que anuncian cremas milagrosas contra el dolor, etc. Aún lejos, empecé a marearme con el intensísimo tufo del exagerado uso de las 34985y4 lociones y perfumes diferentes. Estaba yo a punto de ir a quejotearme con mi ensayado "no mamen, ya pasaron más de diez minutos, a la mierda con estos pendejos (los del antro, claro)", cuando me encuentro a toda la comitiva de regreso.

La cumpleañera con los ojos rojos del puro coraje. Ella y un amigo suyo fueron los primeros en entrar, al pasar los minutos, ella les preguntó a los encargados porqué no pasaban los demás.


"Es que no son gente para esta clase de lugar"


A mí me empezó a dar risa (antes que coraje)...pero la pobre festejada salió hecha una furia y muy ofendida. Es guapísima y arreglada como iba ese día, no diferencia alguna con otras que ya habían entrado al lugar. Así que le dijimos que no lo habían dicho específicamente por ella. Lo asqueroso del asunto, es que sí no fuera "ella", ¿No tiene igualmente el chingado derecho de festejar donde quiere festejar si va a pagarlo?. El real *pero* fue que algunos de los amigos de ella no iban tan fufurufos, y parecían de 20 años.

Para todos los que dicen que es una jaladísima eso del protocolo emperifollado...pues...yo lo justifico. Es una jalada, pero es lo mismo que querer ir a jugar golf con zapatos de tacón.

Lo que NO justifico es la marginación por colores de piel, estructura física, despegamiento al canon de belleza en turno, portación de marcas de ropa "exclusivas". ¿Qúe demonios les garantiza a estos güeyes que el chavito fresa va a pagar más que el güey de tenis mike, moreno, camisa sencilla?, por ejemplo, yo tengo un cuate que le vale madres la ropa, más aún la marca de ésta...y teniendo varo. Le entra duro a las parrandas. Ahora sé, que a él jamás le dejarían entrar a tan exclusivo tuguriom aunque pueda gastarse sin remordimientos varios salarios en una juerga.

Lo extraño es que según sus parámetros, los güeyes de la entrada están a años luz de ser gente para "esa clase de lugar", ¿Qué tantos complejos puede llegar a desarrollar un cadenero? (por aquello de marginar a los de su misma "condición").

Entonces, la prima de mis amigas nos sugirió ir a un lugar en Insurgentes, a la altura de Av. de la paz. "Si usted no es gente para el Classic, tal vez lo sea para el Zinc", murmuré. Al menos hice reir a mis indignadas acompañantes. El chafilla lugar al que llegamos resultó ser nostálgico ja!)...ahora con la ley antitabaco, se han dado cuenta de que lo que en verdad extrañan sus clientes es el humo, por lo tanto, lo generan artificialmente, todo un espectáculo maravilloso de gases con un olor sino malo tampoco agradable (¡¡y rayos lasser!!). La música...de Menudo. Me sentí en unos XV años de 1987. Había unos tipillos, de esos que quieren ligar con la mirada y contoneando sus no-torneados cuerpos al ritmo de reggeaton, todos ellos muy, muy sensuales, me encanta, de verdad me encanta que desconocidos me acosen con la mirada (y si es lujuriosa y están casi babeando aún mejor). El servicio tardó tan sólo 20 minutos en traer nuestros tragos...su portentoso cosmopolitan de 90 pesos, me supo a barrilito rojo, con jarabe para la tos, y 2 gotas del alcohol del 96. Ni la naranjada de la más solemne de las asistentes sabía a naranjada. Asco total. Y el jefe de meseros que empieza a molestar con que "es que cada cuatro o cinco personas deben consumir una botella para estar en la sala vip". Sí, es que como el lugar estaba a reventar (mitad de la capacidad), la música y los dj's prendían de verdad, es lógico que ellos tuvieran esas demandas.

Mandamos al carajo a este tipo, pagamos la cuenta y le dije al mesero cuando nos fuimos que sus bebidas eran abismales (¡ja!, pa' los fans de friends, es el mismo calificativo que utiliza un crítico teatral al describir la actuación de Joey Tribbiani, recurro a menudo a esa palabra recordando la cara de Joey complacido, pues él cree que lo alabaron).

Concluyendo, la clase de gente apta para el *Classic* son, ó descerebrados (conductores que dicen burradas y bajezas), ó de varo (o al menos deben aparentarlo), ó hipermamones, ó despistados en busca de nuevas aventuras (como yo, la todamodesta), ó todas las anteriores. La gente apta para el *Zinc* son, ó rechazados del Classic, ó tienen mal gusto, ó están en rehabilitación alcohólica (por aquello de que sus bebidas contienen-saben a todo menos a alcohol), ó son nostálgicos del humo en los bares, ó les encanta el reggaeton mal mezclado, ó todas las anteriores.

Gente de México con ganas de antrear...no rueguen por las míseras migajas de mal esparcimiento que les pueden ofrecer estos putres lugares, ambos dos, ejemplos de extremos recurrentes. Son una basura. Es un insulto lo que le hacen a sus propios clientes (porque cualquiera con el dinero para pagarlo lo es). No quiero ir a un antro nunca jamás (seguro lo haré, pero bajo obligadas circunstancias). Prefiero las fiestas con ondita, donde se baila de todo, donde tú compras lo que bebes, donde puedes fumar, y donde hay diversidad de gente y de conductas.

Soy una ingrata malagradecida que no ha dado el blogroll como se debe, es decir, comentando. Mucho trabajo, y distracciones en el trabajo, se reanudará el servicio en breve, disculpe usted.

39 comentarios:

Alletta dijo...

Jajajaja que flashback me aventé, la neta me cagan ese tipo de lugares (mi hermana los ama) en los que todo se basa en aparentar, aparentar que tienes varo, aunque debas hasta la camisa de marca que traes, aparentar que te gusta la onda retro, y seguir aparentando que te diviertes.

Yo por eso (por eso y por la edad) hace mucho no meparo en un antro, lo mío son los bares con grupo de rock en vivo y cerveza a buen precio.

Lear dijo...

Cito:

"Soy una ingrata malagradecida que no ha dado el blogroll como se debe, es decir, comentando. Mucho trabajo, y distracciones en el trabajo, se reanudará el servicio en breve, disculpe usted."

Comento: Jajajajajajajaja

Bueno, bueno, ya, sobre los lugares. Yo no frecuento lugares con cadena, no me gusta. Prefiero que la gente "que es para esos lugares" se quede allí lejos de los lugares a donde voy yo. Además les hago un favor, si no me aprazco por ahí no tienen la necesidad de discriminar, pues son todos iguales. Es cierto lo absurdo en que podemos convertir ir a tomar un trago, qué excesos. Saludos, defe.

El Rufián Melancólico dijo...

Ja, yo me cansé en mis veintitantos de no ser elegido por el cadenero para entrar a este tipo de lugares. Y cuando entraba era como no haber entrado, la gente estaba en su onda y uno no pertenecía. Ahora les doy la vuelta por default. Una va a divertirse y a beber unos tragos, no a tener prácticas de campo de sociología amargosa, ¿no?

Elver Gonzalez dijo...

Conincido contigo, es muy de hueva andar esperando que te escojan para poder entrar, (y que después de esperar te digan ¿qué crees? que siempre no, por que no estás al nivel del lugar, JA!!!)cuando el cadenero ni la pinche secundaria tiene, pero bueno.

Lo mejor es el bar, la mayoría de las veces hay mejor alcohol que en el antro, tienes donde sentarte a platicar de lo que sea, la música es variada y dependiendo el lugar, tines grupos que son bastante buenos, puedes ligar sin andar gritando, relamente se me hace mejor opción!!!!.

En consecuencia recomiendo que sigan en los antros, así podemos continuar agusto en los bares!!!

Cabe aclarar que no es coraje ni mucho menos, en mi vida antrera simpre pude entrar y me divertia, sólo que la gente crece y se define por las mejores opciones.

Generique dijo...

Ahhh... podría comentar durante horas al respecto pero ya lo has dicho todo, o casi todo.

La verdad es que la conducta de los dos antros que mencionas es ilegal. Discriminar y exigir consumo.

Y si, quizá denunciar no sirva de mucho pero no hacerlo sirve de absolutamente nada. Alguien debería decir algo. Qiuzá alguien, algún día, escuche.

Lo que sí me gustó fué tu actitud, toda Sex & The City, con zapatos suficientemente chic y bebiendo cosmopolitans. ¡Genial!

Y otra parte que también vale la pena comentar es la parte donde dices «me encanta, de verdad me encanta que desconocidos me acosen con la mirada (y si es lujuriosa y están casi babeando aún mejor).» Si, definitivamente te puedo imaginar asi. Rompiendo el corazón de cada galán con el que te cruzas, mientras ligeramente sobre el hombro apenas los volteas a ver con una mirada entre coqueta y despectiva. De nuevo, ¡genial!


¡Sonrie!

David Moreno dijo...

Y todavía hay gente que piensa que vivimos en un país sin discriminación...

Saludos y coincido: hueva esos antros.. :P

pez dijo...

jaja, me encantó tu post

sino es porque le vas al pan, serías perfecta (bueno, nadie lo es, a excepción de Charlize Theron, aunque dicen que le rugen las axilas)

agradezco que separes tu (extenso) post en párrafos. hay quien escribe de corrido y sin comas

excelente la recomendación, ya se a donde no ir. De hecho, a ningún lado voy

Neto Citadino dijo...

Que se metan su derecho de admisión donde les quepa.

Por eso prefiero las cantinas y los bares, total ni bailo.

Por cierto, me gustna más tenis ardidas.

Saludos por allá

Emilio dijo...

Dos palabras : patrick miller.
Uno de los pocos lugares en donde encuentras todo tipo de banda; poca o mucha lana, clase, estilo, peinado... además de que puedes bailar como chingaos te guste sin que nadie te mire feo. El úico problema (aunque para mí es una cualidad) es que sóo venden chelas, 20 pesos creo que cuestan... y además, cerca de la cova, así que se puede armar el plan completo.
saludos

El Nahual dijo...

Esos lugares me sacan ronchas y su gente más. Yo también soy onda del Barlesque, la cantinesque y fiestesque.

Ad Ayin dijo...

Te hubieras dado a la fuga a Loreto y te metías al cine y recomendabas algo bueno (o malo tambien). Saludos

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

pues yo safo de ir a esos lares.. en san angel hay uno muy agradable y nada de cadenas... nadie te pide requisitos y sinceramente le voy mas a los bares nadie condiciona

no hay como las fiestas con la gente que quieres y ya.

por cierto defe se me quedo un mal karma o que.. pero ahora hay anonimos queme atacan estare viendo visiones, seran monos que se quedaron frustrados de aqui.. o que carajos... ja

habra que ponerle cadenas a nuestros blogs?

El Agus dijo...

Nada como una buena pulquería

Emilio dijo...

¿cadenas al blog? ja ja ja. Es el equivalente a utilizar el moderador de comentarios: puro comentario bonito se acepta, puro comentario bien.

TObe dijo...

Completamente de acuerdo.

RED SHOES GIRL dijo...

Tengo que decir que francamente me encanta salir, y soy muy de antro bailo mucho, pero soy muy de alternar en diferentes lados, en todo tipo de locaciones, no soporto el poder que les hemos otrogado a los cadeneros, y que te hagan esperar horas, pero si vivo en esos lugares, me encanta.

desde el Pacífico dijo...

Tenía siglos que no salía de antro y este fin estuve en el Christine de aquí de Vallarta.
Aunque es lugar turístico, es cierto, y hay todo tipo de gente, confirmo sin duda alguna que no soy de antro, de hecho anti antro 100%

Saludos !

pez dijo...

ah, ¿o sea que no posteas diario? mmmm

Isteri dijo...

yo tengo muchas ganas de ir a un antro, hace hartísimo que no voy, quiero bailar y beber hasta el cansancio. Así barbas¡¡¡ Lo de los cadeneros me vale madre, no debería de existir, no debería de ser, pero las cosas seguirán pasando mientras nosotros les sigamos llenando el changarro

beso isterico

Jane dijo...

No manches!!!... que hueva de antrosss, ahora resulta que no puedes escoger el lugar sino que el lugar te escoge a tí... de la mother.

saluditos!

Kix dijo...

Qué paradójico, pero las personas que requieren demostrar al mundo que tienen dinero para comprar la moda más chic, que se regodean al ir a lugares *exclusivos* y que tienden a definir de manera peyorativa a otros seres humanos, son las personas con más complejos que existen y por ende tienden a cubrir esos vacíos internos de manera externa. Hay todo un tratado psicológico al respecto, y pues es real y super interesante. Pretenden vivir *felices* cuando en realidad sus vacíos los orillan a vivir una vida artificial.

Yo por eso no dejo mis antros de rock por nada del mundo!

Lechus dijo...

Penoso no?... que en esta ciudad sin esperanza y en diferentes situaciones se den estos casos que rayan en el racismo...¿cuándo nos dijeron que somos "pura sangre"?, o que el acento entre más mamón representa más valía?!.
No soy antrero pero cuando me invitan voy, sé de antemano que hay que vestir "nice" para evitar ese tipo de peditos, malamente claro. Mi problema es que siempre me salen conque no aparento mi edad, y a veces eso es bueno, pero en esos casos... lo detesto. En el idealismo todos deberíamos entrar y salir de cualquier sitio sin temores ni rigideces mentales, claro siguiendo cierto tipo de normas lógicas, o leyes inteligentes. En fin, creo que lo valioso fue que demostraron la amistad para con tu amiga siguiendo la fiesta de un lado a otro no matter what.
Saludos Salerolette.

Yo soy ella dijo...

Yo deje de ir a antros cuando me di cuenta de que los que ahi iban era de prepa. Deje de ir no por ya no me gustara, sino por que me sentía harto vieja snif.

Führer dijo...

por eso yo voy a la pulqueria "botijona" con aserrín como piso... eso es para recoger mejor el vomito de las gordas y rucos presentes

JA-MAS le rogare a un cadenero para que me deje entra a un "antro" a consumirles... pinche gente arrastrada

Pequeña capitalista dijo...

Viva la aspiracionalidad (de los cadeneros y de los clasemedieros asiduos del Classico)!!!!.
Lo chido de México es que cualquiera que se compre una bolsa Coach o traiga unos jeans andoencombi y entra a un antro de esos se gana con un cover de 300 pesotes el derecho de creer que es un Vandervilt, un Buffet, de perdis un Slim o un Corcuera y ver al resto alzando la ceja!!!

Mandrake dijo...

Muy interesante tu experiencia, la verdad es que las personas que deciden quién entra y quién no a un antro tienen el mismo criterio que una vaca arriba de un árbol al igual que muchos de sus clientes (no todos)no saben que su conducta podría generar una clausura -lo malo es que nadie se anima a denunciarlo- pero concuerdo contigo en que a estas alturas ir de antro ya no es una opción por muchos motivos lo de hoy son las fiestas, hay que unirnos para organizar buenas fiestas y partirselas a los antros no? jaja! o siempre esta la opción del buen bar. Saludos!!!

Towers, Gabriela dijo...

Hace tanto que no me arreglo para salir a algún lado que ni recuerdo la experiencia "emocionante" de ir al antro de moda, ajá, estar media hora parada como pendeja toda cuquis pa que te abra el gorila comeborrachos. Hueva.

El punto es pasarla bien con quien vayas y no gastar lana a lo güey, y la buena música siempre es importante, por eso yo decidí que si no había fiestas para mi entonces yo haría la fiesta y así como así me convertí en DJ. Fin.

Falcon dijo...

Varias veces me ha pasado eso mismo, alguien organiza su fiesta en uno lugar parecido al que mencionas y al final no todos pueden entrar porque el cadenero considera que no eres la clase de persona que puede entrar al lugar, que tontería. Es relamente fastidioso que eso pase.

6ixx dijo...

Por eso sigo diciendo que los antros no valen la pena, además de que el consumo está por los cielos y muchas de las veces ni la pasas bien, mejor un bar aca relax con todos tu amigos, escuchando buena música (de la que más te guste) y con un buen ambiente. Por eso, que vivan los bares. Saludos.

Soron dijo...

...triste realidad mexicana, el grueso de la población discrimina a los demás y viceversa.

...nunca rogué por entrar a un antro, cuando no me dejaban entrar les decía: "me da igual, voy a otra parte a gastar mi dinero"; jo.



...coincido en eso de hacer tus propias fiestas y/o reuniones; lo pasas más a gusto; saludos.

Lalillo dijo...

es que eso de ir en grupos grandes a los antros es dificil.

Los antros son para grupos de maximo tres personas.

Lo que si es que tengo tu misma regla: diez minutos y nos vamos.

Chanokkk dijo...

Orale, chingón blog... saludos desde Mochilandia!

Rafael Merino Isunza dijo...

La cadena es el precio de vivir en una ciudad que pretende ser cosmopolita y que al convivir con gente que se cree el eufemismo de vivir en un “país en vías de desarrollo”, de manera sectaria, por el status impuesto, hacen, como bien lo dices, que la discriminación sea entre iguales. Parajodas de la vida y complejos a todos niveles.

Saludos Defe.

pez dijo...

ah, NO, PROTESTO!!!

digo está bien que entre semana tengas mucho trabajo y no postees

pero ¿y los fines de semana?

que ¿tienes que atender a tu novillo? que se aguante, primero es el BLOG

jaja, ya postea, ándale

Cynthia Ramírez dijo...

Cadeneros?? Carajo! pensé que ya se habían extinguido! Leo con decepción que no ha sido así.

Sobre la frase "Es que no son gente para esta clase de lugar" De verdad, no queda más que reírse, qué clase de cretinos!

Grajeda dijo...

absolutamentetodo antro sea el más chic...(whatever that means) o el peor viven de lo mismo...
Las apariencias...

Podrás pedir botellas de $5000 pero igual tienes que cumplir con ciertos estandares...

Y si, todos eventualmente terminan en verte como el mercantilismo ha pedido o como una agencia de modelos te arreglaría.

El bulldog cafe por ejemplo... se caracteriza porque absolutamente todo el mundo puede entrar, puedes ir con una playera sin mangas, botas y un paleacate y nadie te dirá nada...

ahora... eso no te exime que tendrás que esperar un rato en la cadena. a menos que conozcas al dueño, al cadenero o bajes de una Cayenne...

Son lugares que no pueden dejar que entre todo el mundo o se convertirá en un lugar de mala muerte... y no porque las personas de menos ingresos económicos sean malas... pero... se ven mal goeeeeei jeje


Si, sin duda encabrona que no te dejen pasar porque la genética no te hizo un Dios o Diosa... si
pero es lo que se tiene que pagar para estar sentado en una mini mesa con una botella con 500% extra del valor comercial en un lugar con música de moda...

es lo que se tiene que pagar...



snif

Stacy Corajitos dijo...

Tienes razón con lo de los cadeneros... tal vez los ponen como ejemplo de lo que no dejarán entrar jajaja

Hace como 3 años ( o un poco más)fuí a un antro en Puebla (que ya ni recuerdo cómo se llama)porque iba a estar Kalimba, resulta que fui con un tipo que es moreno y en la entrada le dijeron: " no aceptamos prietos" jajaja... y yo le pregunté al cadenero: ¿Entonses cómo le hará Kalimba para entrar??

Se me hizo el colmo!!!

Por eso tampoco me agradan los antros "fresas"...


cuídate!

Ana Paula dijo...

Totalmente de acuerdo, gente sin clase. Y me preguntaba cuál era su necesadad por vivir en la condesa, idiota de mí, jajaja... Tener onda ya me está sonando a tener una tara...

isabel dijo...

pues que se queden en su antro nice, yo me la paso mejor en las fiestas en casa de mis amigos, escuchando lo que quiero, bebiendo lo que quiero (a menos de la mitad del precio) y sin aguantar a babositos que sin beber son insoportables, cuando están ebrios son peores.