domingo, 15 de noviembre de 2009

La cagada

"Yo confieso, antes ustedes lectores ansiosos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y votación. Por mi culpa-por mi culpa-por mi GRANDE culpa. Por eso ruego a Chilangelina siempre indulgente, a los bloggers, a los twitters y a ustedes compatriotas para que intercedan por mí ante la patria demandante."

Me cuesta trabajo decirlo, confesarlo. Y me cuesta más aceptar que me vieron todita la cara. Al menos no estoy sola, somos yo y otros catorce millones novecientos dieciséis mil novecientos veintisiete mexicanos (o eso dice el IFE).

En julio de 2006, yo voté por Felipe Calderón.


¿Qué?, ¿se la creí, se la compré?. No. Mi voto fue algo parecido al voto útil, elegir a quien consideré "menos peor". Varios de los simpatizantes del AMLO han expresado arrepentimiento post-electoral, no me juzguen por ahí. No quiero caer en disputas estériles ahora, mi opinión de Andrés Manuel López Obrador no ha cambiado significativamente desde el año dos mil, vamos, yo no me fui con la finta de el "peligro para México", la campaña que ahora entiendo como excesiva y de mal gusto, pero que en 2006 consideré de rudeza necesaria, puercota, pero "en la guerra y en el amor, -y la política- todo se vale". Este post es una especie de expiación malhechota.

"Estaríamos mejor con Lopez Obrador"... nadie puede saberlo con certeza. Sólo sé que el presidente de México es el mismo por el que yo voté, y traigo un cargo de conciencia enorme. Error tras error, cagada tras cagada, las siento como responsabilidad propia. Es horrible. Peor aún el hecho de que por una cuestión política se me etiquete sempiternamente de "derechista", "yunquista", "retrógrada", "mocha", "burguesa", etc. Yo nunca he descalificado a NADIE por sus desiciones políticas ni tendencias partidistas. Una persona es más compleja que la bola de idiotas por los que se siente representado. Lo que he aprendido desde mis dieciocho años (cuando voté por vez primera), es que ningún partido es ideal. En todos hay corrupción, tranzas e idiotez. Tal vez soy conservadora para la pseudo izquierda mexicana, y demasiado liberal para la ultra derecha. Ha decir verdad nunca he podido sentirme plenamente identificada con ningún partido en mi país.

Años después ya decepcionada, me emocioné con la idea de anular mi voto. "Para que sufran los canallas", ajá. Resulto el tiro por la culata más infame: el regreso del PRI y la consecuente aprobación de reformas que en lo absoluto representan la voluntad del pueblo mexicano.

Siento que cualquier cosa que haga va a estar mal. si voy a una marcha, mal, si no voy, también, si anulo mi voto peor, si voto...cargo de conciencia seis laaaargos años. Ojalá y en el momento necesario sepa decidir mejor. He pensado que probablemente en las elecciones de 2012 el "voto de castigo" sea el imperante. El tiempo nos lo dirá.

La corruptela política me ha colocado en una incertidumbre paralizante.

18 comentarios:

Arturo dijo...

La tuya es una reacción que por desgracia, es mucho muy común. La política es mucho más compleja que la dicotomía mesias-hijo del diablo. Sólo estudiando a fondo la dinámica, primero del sistema electoral, luego del sistema electoral y su impacto en el sistema de partidos, es que uno comienza a entender mejor lo que sucede. Algún día, quizá, haga un blog respecto de ello, aunque curiosamente, dudo que alguien lo leyera. Un saludo, te sigo leyendo en Twitter.

Jair Trejo dijo...

OMG! Yo no podría votar por el PAN, jamás.

Ni siquiera como voto útil. Ese partido representa la manera de pensar completamente contraria a la mía. Aunque fueran los tipos más honestos del universo (y es bien claro que no lo son), simplemente los veo como mis adversarios naturales.

Por eso se me hace curioso cuando alguien puede votar tan alegremente por un partido como por otro, Son hijos del siglo XXI, menos maniqueos, más pragmáticos... más modernos,

Sergio Martinez dijo...

La situación es dura, y aun falta un poco mas.
Desafortunadamente somos un país dependiente, con demasiados cotos de poder y persiguiendo muy malos ideales.
Tu misma viste de cerquita lo que pasó con enciclomedia.
Que hubiera pasado de tener otro presidente? Imposible saberlo. Pero a pesar de todo aún no hemos llegado al nivel de crisis que hay en otros lados, lados de los que nuestra economía depende.
Quizás te arrepientas de tu voto, pero para como esta el mundo, creeme, considero que en su momento hiciste una buena elección, y el tiempo nos lo confirmará

Don Isteri dijo...

mmm, todo lo que hagas está bien, creo que lo peor es la inmovilidad, el desinterés, la apatía...

lo demás es parte de moverse, a veces te equivocas. a veces aciertas, en política nadie tiene la razón.

El hombre del traje gris dijo...

pues yo igual voté por Calderon, y creo, IMHO, que estaríamos peor con AMLO o con Madrazo.

Uno vota por presidente, diputados, senadores, federales, estatales, municipales ETC. A veces me parece ilogico que se le cargue todo el pedo a Calderon, o el presidente que sea, si son muuchos los que le tienen que dar el VoBo y la autorizacion a las reformas y demas decisiones que toma el gobierno... pero bueno siempre es mas facil centrarse en 1 sola persona, pero tambien ahi esta nuesto querido amigo Carstens, ahora si que, ese me cae mas gordo :p

Mujer Maravilla a la Mexicana GG dijo...

Pues yo voté por AMLO y me arrepiento. Me arrepentí cuando cerró Reforma, me arrepentí cuando destruyó el endeble capital político del PRD. Me arrepentí porque él solo perdió la elección, debió haber sido más listo y porque él es uno de los que van a poner en la silla presidencial a Peña Nieto, el PRI ya está ahí dirigiendo otra vez y me caga la madre que no haya una opción para hacerle frente.

No soy de ultra izquierda, puedo estar a favor de muchas cosas unión entre personas del mismo sexo, que la ley proteja a mujeres que deciden abortar sin que las traten como criminales pero también veo muchas ventajas en el capitalismo, en competir en el mercado con cierta supervisión del estado, no soy reaccionaria, no soy mocha, por lo tanto no encajo en ningún partido.

Creo que somos muchos los que no nos sentimos representados por los "líderes" políticos y es una tristeza que el voto se haya convertido en una elección para decidir el camino menos malo.

Saludos

chilangelina dijo...

Óigame no, ahora yo quedé como la mala regañona del cuento!

Mira, yo no la hago de pedo por la preferncia electoral de la gente; recriminarle a alguien el por qué votó por tal o cual candidato, es algo que sólo me atrevo a hacer con la gente muy, muy cercana a mí (¿me estás oyendo, Concharrita?).
Lo que yo he dicho todo el tiempo es: los que votaron por Calderón, no se digan ahora sorprendidos. No sé cuál sea tu caso, pero es obligación de la gente conocer los antecedentes, la propuesta de gobierno y el historial de aquel por el que van a votar. Quien haya hecho eso con Calderón, y quien haya vivido los seis años del gobierno de Fox, no puede decir que le sorprende lo que está pasando ahora. Es todo.

Por mi parte yo, como Jair, jamás podría marcar una boleta con el logo del PAN, así el candidato fuera el político más decente. Evidentemente mi experiencia personal me marcó en este sentido debido a mi oficio -he cubierto política mexicana desde hace trece años, y de los seis que cubrí el Congreso, tres de ellos fue con Calderón dirigiendo a la bancada de su partido y los otros tres dirigiendo al propio partido.
Fui testigo de cómo se cocinaron políticas públicas que perfectamente explican la crisis en la que estamos sumidos hoy. No pretendo que cualquiera esté al tanto de todo esto, ni que la gente coincida conmigo en que dichas políticas son las que nos han jodido. Lo único que digo es: si sabes por quién vas a votar, y aún así votas por él, no te sorprendas cuando tome decisiones congruentes con lo que ha hecho en el pasado.

Y sí; en el 2012, me temo, veremos el voto de castigo que más caro le costará al país.

chilangoleon dijo...

eres=todo=lo=que=dices=y=mas=por=votar=
"utilmente"que=es=sinonimo=de=
"pendejamente"=fecal=es=un=espurio=
pendejo=usurpador=y=pelele=pero=en=algo=
te=equivocas=(ademas=de=tu=voto)=
fecal=no=es=un=peligro=para=Mexico=
fecal=es=un=Desastre=para=Mexico

chilangoleon dijo...

y=chilangelina=no=es=mi=hermana

Defeña salerosa dijo...

¡Hey! ¡Chilangelina!, no era la intención en lo absoluto, no lo dije queriendo ponerte como "regañona", sino como autoridad en el tema y alguien cuyas ideas comparto. Hubiera querido leerte en 2006, tal vez hubiera sido otra mi perspectiva entonces.

No soy una ciudadana ideal, a pesar de que sí me interesa la política y situación económica del país, reconozco que ha sido mediocre mi nivel de conocimiento del tema.

Creo que no fui muy clara: estoy arrepentida, y quise dar a entender que deberíamos responsabilizarnos de nuestro voto. Yo la acepto, aunque no sin maldecirla.

Emilio dijo...

"Siento que cualquier cosa que haga va a estar mal" ja ja, es muy cierto. Yo por eso me alejo de la política lenta, pero irremediablemente (creo). Las únicas luchas que apoyó son la feminista y la gay, e imagino que su momento ya pasó.

dèbora hadaza dijo...

ay como te entiendo, aunque tampoco votaría por el pan jamás, pero es que ese es mi tabú, también soy demasiado liberal para los conservadores pero demasiado mocha para los liberales...

hay liberales en méxico? hay izquierda en méxico?

saludos df

bitalicious dijo...

Sé de lo que hablas, mucha gente cayó en ese "arrepentimiento" post-electoral, cierto... pero yo se lo atribuyo más al hecho mismo de la derrota... mira que nadie quiere jugar del lado del que perdió... aunque tú, yo y muchos más sepamos de lo falaz que fueron esos resultados.

Por otro lado, la campaña "Peligro para México" dio el resultado tan contundente para el que fue creada. Desafortunadamente, en una democracia simulada como la nuestra, siempre existirá el monstruo mediático dispuesto a venderse al mejor postor. No hay vuelta de hoja en ese rubro.

Oye, pero de verdad me da gusto leerte... te sigo en Twitter también. Saludos.

N. dijo...

Yo pequé de votación. Voté por López Obrador.

Cynthia Ramírez dijo...

"Estaríamos mejor con Lopez Obrador..." ¿Has visto la genial campaña de ponerle a cualquier tontería: "Estaríamos mejor con Lopez Obrador..."? Qué si el clima, que si subieron los cigarros, que si las conchas de chocolate tiene menos de chocolate, TODO sería mejor con López Obrador!

Ahora sobre el post. 1) Anular el voto no servía de nada, eso se sabía desde el principio.2) Ni te sientas mal, tu voto por FCH no hizo la diferencia, ESA es la gran paradoja del voto.

Adrián López~Cruces dijo...

Sí estaríamos mejor con López Obrador... o con el Dr. Simi.

Kyuuketsuki dijo...

No te culpo. Muchos no votaron por Calderón, sino en contra de López Obrador. El problema son las consecuencias de poner a chaparros megalómanos en el poder. Pero pues ya está ahí y ni modo, apechuguemos. Habrá un momento en el que al pinche chaparro se le acabe el poder y entonces la sufrirá, oh sí. Ojalá.

Feo T. dijo...

Si esperas que tu voto haga la diferencia y el candidato que elijas cambie radicalmente a la política y al país, que implemente a la perfección el modelo político-económico que imaginaste, te tengo noticias, puedes esperar una larga cadena de desencanto y desepciones a lo largo de los años.

El candidato ideal no existe, pero siempre tienes alguna opción y es bueno que tomes la decisión que realmente creas es la mejor en el momento.

Y esto de elegir a nuestros representantes y ver que realmente representen nuestros intereses no es una tarea de un minuto, cuando cruzamos la boleta, es una actividad continua.

Tan mal consuelo es el decir, el asegurar, que con otro candidato estaríamos peor (o mejor) como lo es decir que ya decidimos y ahora nos jodemos, porque ya sabíamos...

A los políticos ha de recordárseles contínuamente quien los eligió y porque. Y aún cuando parezca que podemos hacer tan poco los ciudadanos, lo que realmente es peor es quedarmos cruzados de brazos.

¿Ya elegimos, la suerte esta echada? No creo. Me parece que podemos participar y podemos, poco a poco llevar al país a donde queremos, aunque con tanta frecuencia sea la indiferencia de la ciudadanía la que se impone y gana.



¡Sonríe!