jueves, 26 de noviembre de 2009

No manejaré

Cuando entré a trabajar a las oficinas de periférico, pensé que iba a aprender a manejar y tendría auto. Tomé un curso y hasta circulé por avenidas chonchas, sin embargo no aprendí a estacionarme y llevo más de dos años sin tocar un volante. Descubrí que lo mío, lo mío, lo mío, no es manejar. No es por que lo hiciera mal -en contra de lo que muchos puedan pensar- es porque NO ME GUSTA. También descubrí que no me agradan los autos. Muy caros, muy sucios. Recuerdo que durante aquel cursillo, mi instructor usaba un Tsuru modelo noventa y pocos. Me resultaba incómodo que algunas personas me rebasaran o me voltearan a ver con aires de grandeza sólo por el auto donde venían trepadas, como eso si les diera derecho a manejar peor que cafres, como si el espacio de la calle lo pagaran con el valor de su pinche carro. En una ocasión durante un alto, un pelmazo que venía en un...chale, es que ni me sé los nombres de los modelos, bueno, venía en uno muy caro, dirigió su mirada hacía mí como diciendo "pero en qué pinche lata vieja te mueves... ¿Acaso desde tu pobreza no me encuentras irresistible, nena?". No es un delirio ni lo que algunos denominan como "resentimiento social", no, se puso el semáforo en verde y el güey ése seguía mirándome y haciéndose pendejo, pffff, mejor avancé yo, no sin antes hacerle la jeta de hartazgo más culera de mi vida. Pendejo-métete-tu-nave-a-ver-si-te-cabe. Vamos, es la PEOR y más pendeja medida de status económico. Con la ropa es distinto. Con la educación es distinto. El auto es el único lugar donde te "valoran" antes de verte o escucharte o conocerte. Muchos amigos y familiares se sorprenden de que a mi avejentada edad y después de algunos años de trabajar, aún no tenga auto. "Ha de estar bien jodida", piensan. Babosos, no hay cosa que se devalúe más que un coche. Y encima la tenencia, y encima el seguro, y encima el servicio, y ay de ti, pero ay de ti donde choques y el seguro no lo cubra. No gracias, cuando quiera algo que me chupe el dinero peor que un vástago, mejor me compro un perro.

¿A quién no han estado a punto de arrollar vilmente? ¿Cuántos automovilistas te han tocado el claxon para que atravieses más rápido una calle? ¿En qué momento dejan muchos de ser personas al momento de subirse a su auto?

Ya que ha quedado claro el primer punto del por qué me desagradan los autos, pasemos al segundo. ¿En qué cabeza obtusa cabe la idea de que TODOS debemos-deberíamos manejar un automóvil en una área metropolitana con 20 millones de habitantes, vialidades estropeadas y centralizada? Me queda claro que a los primeros que dicha idea les parece perfecta es a los potentados de la industria automotriz y petrolera. Y resulta aún peor la creencia de que poseer un auto sea la felicidad máxima de un trabajador y ahí se vean reflejados los esfuerzos de años de ahorros -o de años de pagar un crédito-. Gran ironía: ¿Para qué utiliza el trabajador un auto?, básicamente para ir a esa oficina esclavizante al igual que otros miles y hacer de las calles el monumento a la lentitud. Me da la impresión de que en lugar de que el auto sea de su propiedad, ellos son la de él. "Es que no puedo ir a comer-salir-tomar café- porque tengo que pagar la mensualidad de... y me quedo bien bruja".

Hace un par de semanas tuve que ir a Bosques de las Lomas. Llegué más rápido en metro (en hora pico, qué placer) y camión -los camiones nuevos de Reforma son tan limpios y eficientes-. Puedo leer, ver gente, burlarme de peinados horrorosos, escuchar conversaciones ajenas y altamente twitteables, ir viendo la calle y a la gente en ella . Puedo OBSERVAR. No negaré que al mismo tiempo se está más expuesto a cierto tipo de atropellos y situaciones desagradables. Pero yo prefiero todo eso a manejar... y a contaminar (ay, todañoña).

El tercer punto es el más obvio: la polusión. Asco. La cantidad de gasolina que quema un auto de 4 plazas que sólo ocupa UN oficinista estresadito. Mi hermana mayor trabaja en Santa Fé -pobre mujer- y pasa por compañeros de trabajo al metro Hidalgo de tal manera que no se "deperdicia espacio".

Crean o no (como si se tratara de religión, háganme el favor) en el calentamiento global, a mí sí me da náuseas el hedor de las avenidas muy transitadas además de ver la nata mugrosa alrededor del Dé_éfe. Y más asco me da ver tanto conflicto-dependencia petrolera.

Tengo la suerte de vivir cerca de un metro y de no ser penosa para pedir aventón.

Lo único que venía a decir es: no insistan, no me voy a comprar un auto. No ahora. Prefiero usar mi dinero de otra forma, una más provechosa.

P.D. Olvidaba que también me da mucha ñáñara atropellar a alguien por andar en la pendeja -algo relativamente común en mí-, también incluyo en este apartado el miedo a un choque que sea mi responsabilidad.

38 comentarios:

Nuria dijo...

Coincido en casi todo, pero eso de que el coche es el único lugar donde te "valoran" antes de verte o escucharte o conocerte me parece limitativo: todos juzgamos y somos juzgados desde el "hola"!
En fin, me encanta el post y usa el dinero del coche para venir a visitar.
Un beso,
N

Chilangelina dijo...

Uy, qué post tan interesante.

Empiezo por decir: a mí me encanta manejar, sobre todo si es un auto estándar, de esos que tú realmente manejas. Me gusta sobre todo en carretera; odio los aeropuertos (justo ahora estoy en uno, ash) y las salas de espera y le temo a las alturas; para mí no hay nada mejor que viajar por carretera porque así es como realmente conoces el mundo. Y si vas en tu auto, te paras donde te dé hambre, o sueño, o ganas de hacer pipí, o ganas de platicar con la gente, y le sigues cuando quieres y así.

Una vez dicho esto, coincido contigo: en el DeFe es una tontería tener auto. Yo sé que cuando vivimos ahí nuestro transporte público no nos parece cosa del otro mundo porque va hasta la madre de gente, y apesta, y te tortean, etcétera; pero todo es que te asomes a otro lugar para valorar la posibilidad de llegar a cualquier lugar de la ciudad por dos pesitos. Yo vivo en la segunda ciudad más grande de EU y el transporte público es una gran mierda -pregúntenle a Sofía GraciasNo, que acaba de sufrirlo en carne propia-; aquí no puedes vivir sin auto, un trayecto que manejando te toma 15 minutos te puede llevar hasta hora y media en transporte público, y el metro no cubre ni el 10% de la ciudad. Cuando les digo que yo fui reportera en México y que reporteaba sin auto, nadie me cree.
Lo que más extraño de tener un transporte público eficiente es la posibilidad de leer en el trayecto. Gran parte de mi cultura general se la debo a las rutas Hidalgo-Huipulco y Huipulco-UAMX.

Kyuuketsuki dijo...

Agh, sí, los trolls del volante. Todos los días me enfrento a ellos. En mi defensa, tengo que alegar que si necesito el coche: tengo que moverme rápido y constantemente entre un punto y otro de la ciudad. Eso implica a veces estar a las 8 en coyoacán y a las 11 en Santa Fé y más tarde en Ecatepec. Moverme a esas velocidades en transporte público (sobre todo si ya toca en estado de México) es imposible. Aunque amo al metro, snif.

Tumeromole dijo...

A mí también me caga manejar y siempre que lo confieso mi "hombría" es puesta en duda. Mis habilidades al volante son excepcionales, pero nomás no me gusta... Mejor dicho, sí me gusta, pero no en esta ciudad donde uno maneja cuidándose de otros imbéciles al volante; me da güeva.

Aún así, la verdad es que ya estoy harto también del transporte público: siempre hasta su madre y atascado de gente cada vez menos respetuosa. Aún así, me declaro fan del metro y del metrobús (cuando no van atascados).

Y digo, no es que sea yo un príncipe, pero la verdad es que (contrario a lo que mi tuiter podría indicar) sí soy bastante respetuoso y por eso me molesta.

En conclusión: estoy en un dilema. Saludos.

P.D.: ¿Notaste mi homenaje al nombre de tu blog? ¿No? Chécale bien, mi comentario está lleno de contradicciones. No, no soy hijo de Cantinflas.

Ornitorrinco dijo...

Durante muchos años fui a la oficina en Polanco en coche. Y no era tan malo porque entraba y salía a un hora no pico y el trafico estaba manejable, de manera que si bien no era mi máximo tampoco lo padecía. Cuando cerraron Reforma tuve que usar el trolebus y metro y la verdad, desde entonces no he vuelto a usar el coche para ir a la oficina. Es mas, mis caminatas matutinas para llegar a la oficina saliendo del metro son de los momentos que mas disfruto de todo el dia.

Debo decir que en la noche la cosa cambia y ahi si creo que es un poco mas práctico el coche, pero ciertamente coincido en que está tremendamente sobrevaluado.

Por otro lado, coincido con Chilangelina, podremos quejarnos del transporte publico aca, pero nada mas vayanse a EUA y van a ver que van a extrañar el microbus y la limusina naranja. Es increible.

Y otra cosa, a pesar de que da pie a muchas bromas sobre mi "hombría", como dice Kyuuketsuki, confieso que pocas cosas se me hacen tan aburridas y ñoñas como los coches en sí. Es tan siglo XX.

Angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ornitorrinco dijo...

Fe de erratas: Fue Tumeromole el que dijo lo de las bromas de la hombría, no Kyuuketsuki. Sorry por la confusion

Lexico dijo...

Y ni hablar de la problematica para encontrar estacionamiento, darle propina al biene biene y a los limpia parabrisas...

Yo adoro los autos... pero en mi natal puebloquieto... la verdad en el DF yo tambien prefiero caminar y usar transporte público... sobre todo cuando llueve...

Mujer Maravilla a la Mexicana GG dijo...

Post certero pero por primera vez no coincido totalmente con él. Igual que Chilangelina disfruto enormemente viajar en carretera, es una sensación de libertad increíble.

En el tema de transporte público, en el DF son afortunados, viviendo en la Narvarte tenía metro y metrobus y con dos pesos o 4.5 llegaba a donde quería, el caminar de viveros a insurgentes pasando por una iglesia alemana o en miguel angel de quevedo por todas sus librerías era una forma que la ciudad de diera los buenos días.

Ahora estoy en Monterrey y no me bajo del carro, sólo tienen dos líneas del metro y los camiones están carísimos, creo que la tarifa mínima son 8 pesos.

Sino quieres manejar no lo hagas, pero algún día en una peda que todos estén perdidos o cuando vayas en algún viaje y necesites estar al volante agradecerás esas clases.

SALUDOS.

Fire_tony dijo...

Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, en otras no tanto. Yo crecí en un pueblito y nunca necesité de un auto, ahora, en la ciudad, no tengo auto y me siento muy bien así. Gasto menos, evito tráficos y esas cosas que ya bien explicaste. No digo que no quiera un auto, me encantaría tener uno, pero más que nada para no depender de taxis o amigos buena gente.

Lo de los autos y el status social es muy cierto y me da mucha risa. La última vez que vi a mis padres les dije que me deberían de comprar un auto, les dije que un vocho estaría padre.

No me molesta manejar pero trato de no hacerlo muy seguido.

Fire_tony dijo...

Ah sí, manejar en carretera y manejar en las grandes ciudades son cosas altamente contrastantes. Sensaciones completamente diferentes.

Kentucky Freud Chicken dijo...

Yo por eso me compraré una Scooter coqueta. Linda, sexy y barata.

Y peligrosa.

JuanP... dijo...

Si si, tienes toda la razón, yo nunca he querido manejar, por muchos motivos iguales a los tuyos e igual, arrojo un poco de mi cosecha, yo siempre he querido tener un chofer, pues digo, así sabes tu no te preocupas por nada, pero para que tenga yo uno de esos, primero le vendo mi alma al diablo, luego la hipoteco, y luego le saco segunda hipoteca, es uno mas de esos sueños guajiros de un citadino mexicano que lo único que quiere es a alguien que lo lleve a donde sea...

Saludos! (n_n)

PD. Obvio si tuviera uno de esos, sería un auto bastante decente (no limo, aclaro, eso, es vulgar) y no tendría que lidiar con esos arrogantes que se creen la gran que.

Borchácalas dijo...

Yo sólo quiero un auto para poder regresar sin problemas a mi casa a altas horas de la noche. De ahí en fuera, que se pudran todos.

Me recordaste a un cuento de Cortázar y me diste una muy buena idea para un ejercicio literario.

El hombre del traje gris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El hombre del traje gris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El hombre del traje gris dijo...

Estoy de acuerdo en el asunto de que un coche de 4 plazas para estar de a 1 solo en un embotellamiento no es nada eficiente energeticamente hablando... pero hay que tomar en cuenta los pocos los vehiculos de 2 plazas que hay, no suelen ser como lineas económicas, aparte andar en un coche tamaño smart tal vez se vea romántico en una película, pero aquí al acecho de los troglodos que tenemos como choferes de trasporte público, andar en un coche tipo smart sería estarle tentando las narices al diablo...

Ahora bien, cada quien habla de como le va en la feria, no puedes generalizar a todos los conductores, no todos miden su estatus según el carro que trae.

Y Luego para los que se mueven mayormente en el DFctuoso, va, igual andar en metro y en algunas lineas de camiones no tienen pedos, por ejemplo por el auditorio, si no alcanzas el camión que sube a lomas pasa otro a los dos minutos, esta amplio y como dices vas pendejeando y viboreando lo que hay alrededor...a reserva de que no lleves prisa...

Pero otro ejemplo, si yo quiero irme a mi trabajo en autobus... tengo que salir y estar en el peri, 40 minutos (+/-) antes de mi casa, caminar 10 minutos al peri... (el camión que me levaría puede tardar 1 o 40 minutos... y tarda hasta 40 min en pasar otro, y no vivo en despoblado), total, tendría que estar a las 6:15 máximo en el peri... de ahi esperarn entre 15 y 20 minutos a ver si pasa el camion que me lleve hasta la caseta, la mayoria se desvian a medio camino...

La mañana obscura tienes que adivinar cual de los camiones que viene es el tuyo, porque no se ven ni madres los letreros con los focos fucsias que usan.. luego ahi viene el camión... pero viene jugando carreritas con otro... y como solo te ve a ti con otros 3 gatos en la parada le vale madres y se sigue...osea ya valió... puede que pase otro en media hora... y si se detiene es porque va bien lento...y luego de la caseta faltaría otra combí que me deje en el trabajo. Entonces si tengo suerte, y sale todo "bien" puedo llegar a mi trabajo en safe a las 730 al checador...

En cambio en mi coche, puedo salir hasta las 6:50 y llegar sin pedos a mi trabajo en 35-40 minutos...(y puedo pasara a comprar el desayuno sin pedos o a recoger a alguien mas cuando aplica) sin andar esperando en el inche frio de la mañana, sin estar escuchando la q' buena a todo volumen... (el ipod a todo lo que da no lo supera) y viajando cual ganado en camion que frena a cada rato, pegandome en el barandal del asiento de enfrente, porque aparte estan diseñados para gente que mide la mitad que yo... (¡eso es ergonomia!)...y a eso sumale el gordito que viene jetón junto a ti que te apachurra en las vueltas...

Y luego al regreso... no hay prisa... pero igual hago mas del doble de tiempo y me meto una mareada pocamadre por los enfrenones, el calor, y el delicioso aroma del bidon que traen con gasolina atras...

mmm creo que esto pareció un post entero :p

Enrico dijo...

Yo vendí mi último carro hace dos años. Gastaba al menos 50 pesos diarios en gasolina, o a veces 100, y otros 20-50 en viene-vienes y estacionamientos, cada mes gastaba otros 800 pesos al menos, porque le tocaba cambio de aceite, seguro, llantas, verificación, alguna descompostura, rayón o multa (uf y no me imagino cómo le harán los que además lo están pagando) Ahora, como vivo a 5 minutos de 2 metros (depende para donde camine) me gasto sólo unos 10-20 pesos en pasajes cuando salgo. Ahorro el dinero que no gasto y estoy juntando unos 40 mil pesos al año, más unos 2 mil de intereses. Con esa lana me voy una vez al año de viaje, el año que viene me toca Japón o quizá Ecuador y Perú. Cuando voy apretado en el metro me imagino en Machu Pichu y pos ya, me aguanto porque neta que vale la pena. Ojalá sigamos exigiendo un transporte público cada vez mejor. ¡Saludos!

Don Isteri dijo...

A mi me encanta manejar. Me relaja, cierro ventanas, pongo música y el mundo se acaba.

Sin embargo, hace rato que no tengo auto y el mundo me va mejor, principalmente porque, como bien sabes, me gusta mucho el desmadre, y en verdad es una irresponsabilidad manejar mínimamente ebrio. El único momento cuando me hace falta auto, no estoy al 100% para manejarlo, entonces, ahi muere...quiero una moto, pero ahi muere dos veces...

Oliverio dijo...

ya iba poner un comentario, pero ¿no esta usted promocionando windows seven?

Anónimo dijo...

polución, polución, polución, polución.

Falcon dijo...

Yo si tengo auto y en mi caso personal me ahorra mas tiempo tenerlo que andar en metro o autobus. Coincido contigo menos gente debería tener un auto y utilizar más el transporte publico.

Anónimo dijo...

Mientras no abuses en pedir aventones, pues todo bien. Porque yo lo negaría a alguien que con frecuencia me estuviera pidiendo aventones.

Anónimo dijo...

Al Enrico no le creo que gastara entre 50 y 100 pesos diarios de gasolina y 800 mensuales de servicios,
pero bueno, de lengua me como un taco.

Georgells dijo...

Pues yo me moví en metro, en peseras, en camiones y trolebuses durante mi adolescencia y juventud. Antes no, pues la primaria y la secundaria estaban lo suficientemente cerca para irse caminando... a veces bajo el rayo del sol, a veces bajo la lluvia inclemente, llevando mi mochila llena de libros...

A mis primeras novias las iba a ver en ¡bicicleta! Más de una vez me quedé varado en una estación del metro a la una de la mañana. Más de una vez me tuve que ir colgando en la pesera pues ya no alcanzaba lugar, tras esperar más de una hora en la fila viendo pasar todas llenas...

Me pude comprar mi primer coche hace 13 años. Fue un Tsurito modelo 91, sin estereo, sin aire acondicionado, sin nada de nada de nada. Fue para lo único que me alcanzó y fui muy feliz. Lo manejé por la ciudad y en carretera. Lo disfruté muchísimo durante los cuatro años que lo tuve.

De entonces para acá, he comprado otros cuatro autos. No puedo quejarme, me ha ido bien y ahora manejo uno de esos "pinches coches caros de los cuales no te acuerdas", jajaja. Procuro no hacer ridículos como el del tipo que se te quedó viendo. Pero eso sí, puedo decirte que disfruto mi carrito enormemente... Y no extraño en lo absoluto ningún transporte público.

Abrazo!

G.

Unicornio dijo...

Hola!

Me gustó el estilo. ¿Puedo seguiros visitando? Chás Gracias.

Por cierto, a mi sí me gusta manejar. Lo que pasa es que, al hacerlo al estilo "Jason Bourne", como que perdí amistades y familiares para hacerme compañía, jejeje!

Ahora, concuerdo totalmente con tus puntos de vista ecológicos y de ahorro de tiempo. En la Ciudad utilizo trenes subterráneos, transporte público (exceptuando taxis, a menos que la urgencia sea de vida o muerte) y hasta bicicletas (como en la UNAM, al Sur).

Y... ánimo. Generalmente, cuando los "emperadores" de los autos grandes y estrepitosos (y no es albur, ehh?) se bajan de sus vehículos... se arreglan la panza, se restiran los pocos pelos que les quedan, o se soban la dolorida e inútil espalda que los está matando, entonces quedan como lo que son: personas sin ninguna autoestima, mas que la que les da una simple máquina de transporte (y además, que echa humo!!).

Tú eres mejor (y mucho más guapa, supongo) que ellos(as). Déjalos así. Ya pagarán sus tenencias, despotricando contra las falsas promesas del "Siñor Presichente", jejeje!

Con un rollero saludo, se despide,

el Cafre Unicornio (pero sólo cuando voy en sentido contrario, eehhh??)...

Yknil dijo...

Hola, pues yo pienso como tú en este tema, además de otros traumas que tengo con respecto a la manejada, hay veces en las que pienso que si necesito de un coche para ya no depender tanto de mi marido, porque hay cosas en las que en realidad si es una comodidad, pero pues también ando a gusto en el camión, aunque, si los choferes fueran menos groseros y la gente menos inculta, se debería fomentar más los valores y dejar un poco atrás el egoísmo, pero por lo menos yo siempre que ando en el camión hago corajes por el comportamiento patetico de la gente, su irrespetuosidad, su falta de buenos modales, su falta de educación, en fin, se que el hecho de que no tengan una posición económica alta, demuestra su educación, ya que existe mucha gente humilde, pero con valores y principios intachables, pero también aquellos gandallas que te hacen pasar cada corjae, que bueno, uno no se rebaja, jajajaja, saludos. Buen post.

Israel V.R. dijo...

Uta, para que explayadera dio tu post. Lo que me caga y en lo que tienes razón es que te "miden" a partir del carro que tienes.

Creo que el punto és ¿cómo decides transitar tu camino? y lo que necesitaspara llegar a tu destino. Qué envidia, pues yo no puedo darme el lujo que te das.

N. dijo...

Está muy bueno el post.
De todo lo que dijiste, lo que más me preocupa es lo siguiente: En el DF, automovilistas y peatones ambos, son un desastre. Los primeros por no respetar pasos peatonales, ni dejar cruzar a los peatones en las esquinas y los segundos por ser demasiado flojos para caminar a un paso peatonal o a una esquina para cruzar.

Jolie dijo...

creo que ahora yo no manejaré por todas esas razones!!!!

defeña¡¡¡¡ cuanta verdad¡!

ix dijo...

Sí, excepto porque: manejar es divertido.

ix dijo...

Qué lista es usted, por cierto.

cansadadeserbuenita dijo...

A mí me da terror... ¿soy una loca?

Feo T. dijo...

¡Oh, vamos! Que hay quienes te juzgan por el auto que traes ¡cierto! Pero no es una cuestión tan generalizada como lo haces ver, ¿o soy lo suficientemente distraído como para que no solo no me importe, sino que además no me de cuenta siquiera de que tanto sucede?

En fin, lo que sí, ¡hay que tener conciencia ecológica! 100% de acuerdo con eso, pero eso tampoco es sinónimo de deshacerse por completo de los automóbiles. Balance, usualmente la solución está en encontrar el balance adecuado.

Entonces ¡no insistimos más! Disfrutas no teniendo auto ¡excelente! No hay razón para que hagas diferente; siempre está el transporte público y no faltará quien te de un aventón.

Además, así tienes más dienero para regalitos ¿eh? (Y no te dejes atrapar por el comercialismos de la época, no, haz regalos ¡cualquier día del año!) =)



¡Sonríe!

Grajeda dijo...

Claro que podemos encontrar mil y un pros y contras.

Si, el auto es un medio de status muy pendejo, muchos se endrogan para tener un auto que no deberían tener y además creen que son mejores.
Y aún así la persona se ve bien precisamente por eso, pues muchas personas son tan pobres que lo único que tienen es dinero y al escucharlas hablar sabes que no valen un centavo.

Siempre me burlo del metro y de cualquier transporte público solo porque soy molestón, pero a decir verdad el trolebús es mi transporte favorito. Y el metro ni se diga, una chingonería en toda la extensión de la palabra... Que luego toca sufrir la hora pico en estaciones infames pero, te lleva a cualquier lugar con solo dos pesitos(en enero tres).
Sería feliz si en la noche todos los transportes siguieran operando o bien fueran seguros...
Una sola vez me ha tocado estar corriendo con todo el mundo porque es el último metro de la noche y si se te va... ni modo amiguito.

También la comodidad de ir aplastado escuchando tú música mientras vas a un lugar rápidamente(suponiendo que no estás justo en un embotellamiento[de esos que no hay en esta ciudad ¬¬]) no se cambia por nada; de igual forma no puedes negar que salir con alguien si tiene auto puede ser confortante(no en lo del status ni nada de eso) pero cuantas historias no se han escrito en un simple: -Paso por ti en media hora...

Soy la persona más feliz caminando(pues también me enoja llegar antes a patín que en camión) y no hay nada más sencillo que preguntar que estación está cerca, pero tener auto también es un aliviane tremendo.

¿Entonces paso por ti en media hora? nos vamos en metro... :D

Chilangelina dijo...

¡El Enrico dice que 40 mil pesos al año te dan dos mil de intereses! Se nota que no tiene un sólo peso en el banco.

manteka dijo...

me cago en Carstens!

Si los psicologos dicen que el auto representa el pene masculino en las mujeres que representará.

y es cierto el pinche coche es mas estrés que nada

morloco dijo...

Pues de entrada te comento que creo que lo que nos hace falta en México es EDUCACIÓN VIAL para el conductor, pero también el peatón, el ciclista y el usuario de transporte público.

Una de las cosas más complicadas como especialista en conceptos de tránsito es generar un diseño que sea respetado especialmente en esta ciudad.

Ni los peatones cruzan por donde deberían ni los conductores respetan las señales.

El caso del Transporte público es muy interesante, porque tenemos el más barato del mundo, pero por consiguiente es muy ineficiente, no tiene la frecuencia adecuada, hay una alta demanda no atendida, y no es nada puntual.

OJO, no estoy en contra del TP, de hecho creo que la solución vial del DF está en sistemas de transportación masiva eficientes.

Esa va a ser la única forma de transferir los viajes que se realizan en vehículo, por viajes en TP, lo cual descongestionaría las vialidades reduciendo los tiempos de recorrido para TODO tipo de usuario.

Desgraciadamente no ha llegado alguien realmente comprometido con esto, y mientras no suceda seguirá creciendo el parque vehicular y con eso el stress vial.

Perdón por alargarme, pero me tenía que desahogar jajaja.